Niños felices

 

La epidemia del coronavirus ha generado otro tipo de disputas familiares entre progenitores que están en proceso de divorcio y en el Reino Unido estás discusiones están girando en torno del regreso de los hijos a la escuela o del uso de cubrebocas y gel.

A partir de este lunes 1 de junio, el gobierno británico ordenó el regreso de los niños a las escuelas, pese a la oposición de muchos maestros y de asesores expertos que consideran que no es momento todavía de abrir las escuelas. Por la información encontrada que los progenitores escuchan, sus disputas radican en la prudencia de que los hijos vayan o no a la escuela.

Entrevistada por The Guardian, Sarah Williams, directora jurídica en el despacho de abogados de derecho familiar de Londres, Payne Hicks Beach, dijo que las mamás y papás que se están divorciando están llevando sus desacuerdos sobre el regreso a clases de sus hijos a los tribunales de lo familiar.

“Son bastante mordaces”, dijo la abogada respecto de estas disputas. “Hay una presión de tiempo. Es difícil para los padres saber a qué autoridades deberían estar escuchando. Las personas están citando regulaciones y recomendaciones del gobierno.

“En un caso, una madre está diciendo que sus hijas necesitan la interacción social después de semanas adentro de las mismas cuatro paredes y que ellas están en riesgo bajo. El padre está diciendo que él puede trabajar flexiblemente desde casa y que no hay necesidad de exponerlas a ningún riesgo mandándolas de regreso a la escuela.

“Nunca he estado más ocupada. Hay más sobre lo que argumentar. Hay disputas entre exparejas sobre si el niño debe usar cubrebocas o llevar gel de manos.

“Esto abre una lata de gusanos para los padres. No está claro lo que es correcto para el menor. Las personas sienten mucho sobre los riesgos del virus y del síndrome de Kawasaki [la rara enfermedad inflamatoria que parece estar conectada con la infección de coronavirus].”

Muchas de estas disputas se están presentando con sentido de urgencia ante los tribunales familiares que los están escuchando vía remota. Estando en casa con los hijos, establecer estas audiencias presenta una nueva dificultad para los progenitores.

De acuerdo con la abogada, no hay un patrón de género respecto de si son las madres o los padres más protectores o los que buscan que sus hijos regresen a la escuela.

La abogada explica que los argumentos para exponer uno u otro lado están repletos de artículos publicados sobre la necesidad de permanecer en casa o de la seguridad de salir a la calle, presentándose los argumentos rivales de los expertos sobre el tema.

“Estamos obteniendo argumentos sobre cuál experto es el más apropiado en sus circunstancias”, expone la abogada Williams, “Son muy genuinos. Hay una presión para tomar una decisión y están todos estos mensajes conflictivos. No hay un verdadero sistema de tribunales de momento y no se puede acordar sobre una mediación al respecto.”

Las disputas alcanzan incluso a las escuelas y a si tienen la capacidad de garantizar que los salones de clase son lugares seguros para los alumnos. “La realidad con hijos en la primaria es cómo se puede asegurar que se sigue la distancia social”, señaló la abogada. “Es difícil para los padres saber lo que es correcto”.

Antes del Coronavirus, las disputas en los divorcios giraban en torno de la mejor escuela para el hijo; el virus ha complicado el tipo de decisiones que los padres deben tomar.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net