Médica con cubrebocas

 

El Tribunal de Competencia de Sudáfrica encontró este lunes culpable de competencia desleal a una empresa que durante la pandemia de COVID-19 incrementó desproporcionadamente los precios de sus cubrebocas industriales. Se trata de la primera de este tipo relacionada con la presente crisis de salud pública.

Se trata de la empresa de Pretoria, Babelegi, especializada en ropa de trabajo y suministros industriales, respecto del aumento de los precios de los cubrebocas FFP1 hechos de una tela diseñada para filtrar el aire o las impurezas y que son de alta protección.

La Comisión de Competencia expuso ante el Tribunal que Babelegi aumentó el precio de estos cubrebocas el 31 de enero cuando la Organización Mundial de la Salud, OMS, declaró el COVID-19 como una emergencia de salud pública. En febrero hubo otro aumento de precio y el 5 de marzo, cuando Sudáfrica anunció al primer enfermo, la empresa volvió a aumentar considerable el precio del cubrebocas de uso industrial.

Babelegi negó la acusación argumentando que no era una empresa dominante durante el periodo señalado por la comisión de las infracciones y que subió los precios anticipándose al aumento de precios que su proveedor haría durante la pandemia.

EL Tribunal de Competencia concluyó, sin embargo, que “Babelegi no ha presentado una explicación válida y racional por el sucesivo y abultado aumento de los precios … que no están sustanciados por ningún aumento de costos correspondiente.”

Para el Tribunal, el aumento de los precios de Babelegi y sus márgenes no son razonables ya que “no tienen una relación razonable con los precios cobrados y los márgenes previos [al] período de queja como el punto de referencia apropiado y sensato de qué precios competitivos y márgenes serían bajo condiciones de competencia normal y efectiva."

Por lo anterior, el Tribunal de Competencia encontró que la empresa infringió la sección 8(1)(a) de la Ley de Competencia al haber aumentado excesivamente los precios de los cubrebocas que vendió entre el 31 de enero y el 5 de marzo de este año, condenándolo al pago de 76,000 rands, equivalente a US$ 4,360.

Para el Tribunal la explotación de consumidores y clientes al cobrar precios excesivos en época de crisis como la actual, debe ser considerada una conducta grave y reprensible.

El caso de Babelegi fue referido al Tribunal por la Comisión de Competencia el 9 de abril y el 24 fue escuchado el caso en audiencia remota con base en una petición de urgencia.

Esta es la primera sanción en Sudáfrica a una empresa por aumento desmedido de precios durante la crisis del coronavirus COVID-19. Otras empresas que han sido investigadas por la Comisión de Competencia han decidido firmar acuerdos y no llegar al Tribunal especializado en materia de competencia económica.

Más información timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net