Vehículo Volkswagen

 

Esta semana, la Corte Federal de Justicia, BGH por sus siglas en alemán, emitió un importante fallo en el que se ordena a la armadora de automóviles Volkswagen a compensar a un comprador engañado en lo que se conoce como el Dieselgate.

El Dieselgate es un escándalo descubierto en 2015 por las autoridades estadunidenses del medio ambiente según el cual Volkswagen instaló un software en vehículos que funcionan con diésel para encubrir las emisiones de contaminantes.

A partir de esta noticia, Volkswagen no solo tuvo que pagar una millonaria multa en los Estados Unidos, sino que empezó a ser demandado en varias jurisdicciones por consumidores que se sintieron engañados al haber comprado un automóvil bajo en emisiones, pero que en realidad no lo era.

Para adjudicar compensaciones, los tribunales europeos, por regla general, partieron de la base de que el consumidor debía demostrar que la característica de bajas emisiones fue la que los llevó a decidir comprar el automóvil. Así, en 2018 el Tribunal Mercantil de Austria falló a favor de una consumidora que en 2012 compró un vehículo Volkswagen al concluir que “si la demandante hubiera conocido que el software diseñado para evadir pruebas de emisiones estaba instalado en su vehículo, no lo hubiera comprado”.

En Alemania, la decisión de la Corte Federal de Justicia en este caso presentado por un consumidor es la primera que es firme por no aceptar más instancias y abre la puerta para que más consumidores sean compensados, incluyendo probablemente a los grupos de consumidores que colectivamente presentaron acción en contra de Volkswagen. Estas acciones colectivas se hicieron posibles cuando la misma Corte Federal de Justicia concluyó en 2019 que el software instalado por Volkswagen en unos 11 millones de vehículos de diésel para manipular la emisión de contaminantes es un “defecto”.

En la decisión de esta semana, la Corte Federal estableció que las personas que habían comprado un automóvil Volkswagen con el software que manipula las emisiones tiene derecho a una compensación financiera, pudiendo el consumidor regresar el vehículo y recibir parte del reembolso de la automotriz. En este esquema, el kilometraje debe ser tomado en cuenta al momento de calcular el reembolso.

“El comportamiento de los demandados debe ser calificado de no ético”, dijo sobre este caso el magistrado presidente, Stephan Seiters.

Sobre el Dieselgate, Alemania y otros países como el Reino Unido también sufrieron sanciones por parte de la Comisión Europea que concluyó que estos estados habían fallado en su obligación de imponer sanciones eficaces, proporcionadas y disuasorias para disuadir a los fabricantes de automóviles de infringir la ley.

Según declaraciones de 2019 del responsable de finanzas del consejo del Grupo VW, Frank Witter, Dieselgate ha costado 30 mil millones de euros entre multas, compensaciones, reembolsos y reparaciones. Por otros riesgos legales, como el que podría devenir de las acciones colectivas y de este y otros fallos, la empresa anunció que ha apartado provisionalmente mil millones de euros adicionales y no descartan otros costos adicionales.

Más información dw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net