Tatuador

 

Este jueves, el Tribunal Administrativo de Leipzig, Alemania, escuchó el caso de un oficial de la policía que desde hace siete años está tratando que le permitan tatuarse en el antebrazo la palabra “aloha” en recuerdo de su luna de miel.

Cada estado federado ha establecido sus reglas respecto del aspecto de los policías, lo que incluye los tatuajes. Por ejemplo, en Berlín los oficiales pueden tatuarse, pero estos tatuajes quedan limitados a un tamaño determinado, y en Renania Palatinado pueden tatuarse lo que deseen, siempre que puedan quedar cubiertos bajo el uniforme. El Tribunal Administrativo Superior de Münster concluyó la semana pasada que el estado de Renania del Norte-Westfalia no debe rechazar a un candidato a la policía debido a un gran tatuaje de león en el pecho.

La Ley del Servicio Civil de Baviera, estado de donde es el policía recurrente, establece en el artículo 75 que una autoridad de servicio superior puede "especificar disposiciones sobre el uso de ropa de servicio y la apariencia de los funcionarios durante el servicio", de esta forma, el Ministerio del Interior ha establecido reglas no solo sobre los tatuajes visibles sino también sobre el largo del cabello de los oficiales, el estilo del corte y la cantidad de vello facial.

Christian Jäckle, el abogado del policía de 43 años, ha argumentado que estas reglas son violatorias de los derechos de su representado. Ha insistido en que los tatuajes ya no se consideran subversivos ni controvertidos, sino que son ampliamente aceptados por la sociedad.

Sin embargo, el Tribunal Administrativo de Leipzig sostuvo la decisión de un tribunal en Múnich que dio la razón al Ministerio del Interior sobre las normas impuestas respecto de los tatuajes, porque se trata de proteger la neutralidad de los oficiales y, a juicio del tribunal, un tatuaje reconocible externamente no es compatible con la neutralidad y la función de representación de quienes portan un uniforme.

La decisión del tribunal era muy esperada porque podía afectar la existencia de las demás reglas establecidas sobre la imagen externa de los policías, particularmente si se fallaba a favor del libre desarrollo de la personalidad, tendencia que ha estado ocurriendo en varios países al amparo de la protección de los derechos humanos.

Ejemplos de esto hay muchos. En 2017 el ejército de los Estados Unidos permitió a las mujeres el uso de trenzas y rastas, una importante decisión respecto de la población afroamericana particularmente porque es una forma usual y cómoda de llevar recogido el cabello. Y en este tenor, en febrero de 2019 la Comisión de Derechos Humanos de la ciudad de Nueva York publicó una guía que proporciona las herramientas legales para que quienes hayan sido objeto de discriminación por su peinado puedan remediar la falta.

En México, la Suprema Corte ha establecido que la dignidad humana es un valor supremo establecido en el artículo 1o. de la Constitución y que de la dignidad humana deriva, entre otros derechos el derecho “de todo individuo a elegir en forma libre y autónoma su proyecto de vida… tal derecho es el reconocimiento del Estado sobre la facultad natural de toda persona a ser individualmente como quiere ser, sin coacción ni controles injustificados, con el fin de cumplir las metas u objetivos que se ha fijado, de acuerdo con sus valores, ideas, expectativas, gustos, etcétera. Por tanto, el libre desarrollo de la personalidad comprende, entre otras expresiones, … escoger su apariencia personal; … en tanto que todos estos aspectos son parte de la forma en que una persona desea proyectarse y vivir su vida y que, por tanto, sólo a ella corresponde decidir autónomamente”.

Bajo esta óptica, en junio de 2019 un juez en Chihuahua concedió un amparo a un joven que por no cortarse el cabello fue castigado por las autoridades escolares.

En el caso de los tatuajes de la policía en Bavaria, pese al fallo del tribunal, es muy probable que las normas sean revisadas porque cada año se tienen que rechazar entre 300 y 400 solicitudes de jóvenes que aspiran a entrar a la policía por estar tatuados, lo que coincide con el argumento del abogado Jäckle sobre el amplio uso de los tatuajes en la población.

Al emitir el fallo, el juez Domgörgen del tribunal de Leipzig dijo que el asunto de los tatuajes es mucho más amplio y en ocasiones podría implicar violaciones mucho más graves a la libertad de las personas, como cuando se niega un trabajo a una persona y ello interfiere en su libertad profesional o si un patrón llegara a pedir a su empleado la eliminación de un tatuaje lo que sería una grave intrusión en la integridad física.

Más información dw.com / augsburger-allgemeine.de

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de ilovetattoos from Pixabay