Pistola

 

El mes pasado, los familiares de Breonna Taylor, una mujer de 26 años asesinada en su casa por la policía, presentaron una demanda en contra de la policía de Kentucky, Estados Unidos, por el homicidio ilegal de la joven y premiada paramédica.

Se trata de un caso más de ataques mortales en contra de la población afroamericana en los Estados Unidos, esta vez cometido por policías que el 13 de marzo entraron al departamento de la víctima en la ciudad de Louisville y le dispararon ocho veces.

Conforme con la demanda, la policía estaba efectuando un operativo antidrogas en la localidad y como parte de este entraron al departamento de Breonna Taylor y de su pareja Kenneth Walker, sin estarlos buscando a ellos, sino a un sospechoso que ya estaba en custodia y que ni siquiera vivía en ese complejo de departamentos.

Ocurridos los hechos, el departamento de policía declaró que los agentes de policía tocaron varias veces a la puerta identificándose como policías antes de entrar, y que dispararon porque fueron recibidos con un disparo. El abogado de Kenneth Walker desmiente esta versión y dice que los policías no tocaron ni se identificaron y que su representado disparó una vez creyendo que intrusos entraban a su hogar.

Como respuesta al disparo de Walker, la policía disparó más de 20 veces y de esos tiros, ocho le dieron a Breonna quien falleció a consecuencia.

“Breonna no representaba ningún riesgo para los oficiales y no hizo nada para merecer morir a sus manos”, se explica en la demanda. “Los tiros fueron disparados ciegamente por los oficiales en todo el hogar de Breonna”, añade la demanda en la que los familiares de esta joven piden una compensación y el pago de daños por el homicidio ilegal y abuso de autoridad.

Para representarlos en este caso, la familia ha contratado los servicios de Ben Crump, un prominente abogado de derechos civiles que ha representado los intereses de afroamericanos en estas situaciones en el caso del adolescente Trayvon Martin asesinado en Florida, Botham Jean, asesinado en su departamento mientras comía helado, o como está representado a los familiares de Ahmaud Arbery, asesinado en febrero.

Ahmaud Arbery era un joven de 25 años que en febrero, cuando se ejercitaba corriendo en una localidad del estado de Georgia, fue confrontado por dos hombres armados, Gregory y Travis McMichael, padre e hijo, ambos blancos. En un video dado a conocer a principios de este mes se ve cómo disparan a Arbery, quien falleció de tres tiros en el pecho.

En este caso la fiscalía tardó en presentar acusación, con dos fiscales recusándose del caso por vínculos con Gregory McMichael quien fue detective de la policía y excusándose en una ley de Georgia que permite las detenciones ciudadanas cuando se sospecha que la persona cometió un delito de gravedad o se cree que puede huir. En el caso, sin embargo, la víctima estaba desarmado y los análisis toxicológicos revelaron que no había presencia de drogas ni de alcohol en su organismo al momento de su muerte y no había cometido ningún ilícito hasta donde se conoce.

Los cargos por homicidio en contra de los McMichael se presentaron apenas esta semana y, quizá por presión mediática, el departamento de Estado, órgano federal, está considerando presentar cargos federales por un delito de odio.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net