Mazo judicial

 

Un panel de cinco jueces de la Corte Suprema de Apelaciones de Sudáfrica revirtió un fallo de primera instancia que condenaba a la policía a compensar a una mujer que fue repetidamente violada en 2010 y quien demandó a la policía por negligencia en la investigación.

El caso fue presentado por K, una mujer que en diciembre de 2010 fue secuestrada mientras caminaba en la playa. El o los responsables no la llevaron lejos de ahí y la retuvieron hasta las seis de la mañana cuando ella pudo escapar para pedir la ayuda de los corredores en la playa. Durante el tiempo que estuvo cautiva fue violada repetidamente por la o las personas que la secuestraron.

Los familiares de K avisaron a la policía de su desaparición a las 7 de la tarde; su automóvil fue hallado a las 11:30 y durante toda la noche hasta antes del amanecer, la policía condujo un operativo de búsqueda con perros. Sin embargo, no la encontraron.

Ella demandó a la policía por negligencia al no haber la buscado adecuadamente una vez que fueron alertados de su desaparición, pidiendo una compensación por el daño emocional que las fallas de la policía en su búsqueda le ocasionaron.

En primera instancia ella argumentó que aunque vio la luz del helicóptero, ellos no la vieron y que nunca escuchó que la llamaran, ni voces, lo que posiblemente hubiera ahuyentado a sus captores y hubiera llevado a arrestos en el lugar. Hasta el momento no se han hecho arrestos en relación con este caso.

En 2018 la juez Sarah Sephton del Tribunal Superior de Puerto Elizabeth falló a favor de la víctima y ordenó a la policía a pagarle el 40 por ciento de los daños que ella pudiera demostrar.

La policía, en su lugar, presentó una apelación ante la Corte Suprema de Apelaciones, la que esta semana con el voto de los cinco jueces del panel concluyó que la juez del Tribunal Superior se había equivocado y anuló el fallo concedido a favor de K.

El juez Dumisani Zondi del panel de apelaciones dijo que imponer una responsabilidad en la policía abriría las puertas para litigios civiles en cada caso en que se argumentara negligencia en cualquier búsqueda de una víctima de investigación, aun si tal negligencia fuera en grado menor.

El juez Zondi agregó que la evidencia presentada por el equipo de búsqueda de la policía mostró que habían movilizado todos los recursos disponibles y que estas medidas fueron “razonables”.

Si bien hubo negligencia en la investigación, como el no haber interrogado a quienes estaban ocultos en o cerca de la playa “con sentido de urgencia”, el juez señaló que esto no es prueba de “ilicitud”, uno de los requisitos esenciales en los reclamos por responsabilidad.

“Imponer una responsabilidad por daños en este caso haría muy difícil para la policía conducir sus investigaciones en el futuro”, aseguró el juez Zondi.

Además, dijo que K no había probado que lo que le provocó el daño emocional fueron las acciones de la policía y no el ataque y violaciones que sufrió, un punto en el que los expertos presentados por ella coincidieron.

De esta forma, el panel de apelaciones revirtió la compensación ordenada a su favor y le ordenó a pagar los costos en que incurrió en su defensa la policía.

Más información timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net