Mujer con cubrebocas

 

Este miércoles un hombre de 61 años será presentado ante un tribunal de Singapur, acusado del intento de homicidio de un oficial de seguridad de sana distancia a quien apuñaló gravemente con un objeto filoso cuando le pidió que siguiera las instrucciones de seguridad por la epidemia.

Se trata de un hombre de 61 años que este lunes atacó al oficial de la Comisión de Parques Nacionales, NParks, de Singapur, mientras estaba colocando señales de seguridad en la entrada del conector del Parque Sungei Serangoon que une dos parques en la ciudad.

El oficial encargado de aplicar las medidas de sana distancia se aproximó al hombre que intentaba entrar sin usar cubrebocas de seguridad y que, además, estaba arrancando plantas, lo que es ilegal. Aparentemente este hombre se puso agresivo y lo agredió con un objeto filoso causándole heridas graves en el pecho, en un brazo y en una mano.

Mientras el hombre huyó en su bicicleta, el equipo de seguridad llegó a la escena del delito a atender al herido quien fue trasladado al Hospital General Changi. Hora y media después de sucedidos los hechos, la policía detuvo al presunto responsable quien permaneció bajo custodia. La policía pedirá que se ordene una evaluación psiquiátrica.

Ante el tribunal fue presentado con cargos de intento de homicidio, posesión de armas en público e incumplimiento de las medidas de sana distancia impuestas en Singapur. La tentativa de homicidio es sancionada con 15 años de prisión, pero si de ese acto resulta una persona lesionada , la sanción puede implicar prisión de por vida y azotes. Los mayores de 50 años, sin embargo, no pueden ser azotados.

Sobre este incidente, la policía de Singapur declaró: “Este es un atroz acto de violencia dirigido a un servidor público en ejercicio de sus deberes. El hombre será procesado en toda la extensión de la ley”.

En un comunicado conjunto, NParks y el Ministerio del Medio Ambiente y Agua declararon: “Estamos horrorizados y profundamente preocupados por el perverso ataque de hoy a un oficial de ejecución de distancia segura de la Comisión de Parques Nacionales”, añadiendo que hay cero tolerancia a semejantes actos de violencia.

Citando otro caso en que una mujer que no usaba cubrebocas atacó a una persona que le dijo que usara uno, el ministro de Medio Ambiente y Agua Masagos Zulkifli, escribió en su perfil de Facebook que “la completa despreocupación por la distancia segura es absolutamente inaceptable”.

Explicó que los oficiales encargados de mantener las medidas de sana distancia durante la epidemia de coronavirus no están armados y que realizan un deber nacional para mantener al país libre del virus y de la enfermedad. Por lo tanto, cualquier ataque a ellos se considera un delito grave.

“Ellos merecen ser tratados con respeto. Sus familias esperan su seguro regreso a casa cada día. Es nuestra responsabilidad colectiva cuidar de ellos así como ellos están cuidando de nosotros”, añadió el ministro.

En un ataque semejante, el viernes en Flint, Michigan, el guardia de seguridad de una tienda fue asesinado por una familia que se molestó porque no dejó entrar a la hija a la tienda por no usar cubrebocas.

El guardia se llamaba Calvin Munerlyn y tenía 43 años. Los tres presuntos responsables, Sharmel Teague, de 45 años, madre de la joven que no usaba cubrebocas, Larry Teague, 44, padrastro y Ramonyea Bishop, 23, posible hermano, han sido presentados con cargos de homicidio, aunque la única detenida hasta el momento es la madre pues los otros dos se dieron a la fuga.

Más información straitstimes.com / bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net