Bebé llorando

 

Una corte de apelaciones en el Reino Unido confirmó la sentencia del Tribunal Superior de Inglaterra y Gales que niega a un hombre transgénero que alumbró a su hijo a ser registrado como padre en concordancia con el género que le es reconocido.

Se trata del caso de Freddy McConnell, periodista de The Guardian, quien decidió en 2010, a la edad de 23 años, cambiar de género de mujer a hombre e inició el tratamiento con testosterona en abril de 2013, año en que se sometió también a una doble mastectomía. La reasignación de género fue reconocida conforme con lo establecido en la Ley de Reconocimiento de Género de 2004 y en 2017 recibió el certificado de reconocimiento de género como hombre, lo que significa que para todos los efectos debe ser considerado como hombre.

En 2016 su tratamiento hormonal fue suspendido a fin de que pudiera embarazarse, lo que logró en 2017 mediante una inseminación artificial que se realizó conforme con la Ley de Fertilización Humana y Embriología de 2008 que define estos tratamientos como “la asistencia a mujeres para llevar a sus hijos”.

Su hijo nació en 2018 y el nacimiento fue registrado conforme con la Ley de Registro de Nacimientos y Muertes de 1953, pero desde ese momento se le identificó como la madre del menor, ya que la ley permite que solo se marque la casilla de “padre/progenitor” cuando una mujer es reconocida como el segundo progenitor. El proceso de su embarazo y alumbramiento es el tema del documental Seahorse.

En septiembre de 2019 el presidente del tribunal de la división familiar para Inglaterra y Gales, Sir Andrew McFarlane, concluyó que es correcto que Freddy McConnell sea registrado como madre y no como padre por haber alumbrado al hijo.

Freddy McConnell decidió apelar la sentencia y este jueves se conoció que el panel de apelaciones presidido por el juez Burnell, quien es Lord presidente de los tribunales para Inglaterra y Gales, confirmó la sentencia de primera instancia negando a McConnell a aparecer el registro de nacimiento de su hijo como padre y no como madre.

La decisión fue fundamentada particularmente en la Ley de Reconocimiento de Género y los magistrados de apelaciones concluyeron que “pese a que para la mayoría de los propósitos una persona debe ser considerada en derecho como del género adquirido después de que se ha emitido el certificado, donde una excepción aplica, deben seguir siendo tratados como si tuvieran su género de nacimiento”.

Así, el juez Burnell dijo que las leyes no han “desacoplado el concepto de madre del género”, subrayado que en materia de fertilización artificial y subrogación de vientre, las leyes siguen dejando claro que la madre es quien alumbra, aún si el material genético no le pertenece. “La ley es clara en que un niño solo tiene una madre, aunque puedan haber más de un ‘progenitor’”, se lee en la decisión.

Para los juzgadores, si la decisión de inscribir el nombre de Freddy McConnell como madre del hijo interfiere en su derecho a la vida familiar puede ser justificado. Así, señalan que se justifica por el derecho del niño de conocer sobre su nacimiento o para mantener un “esquema de registro de nacimientos claro y coherente”.

La decisión, por supuesto, no ha sido bien recibida por Freddy McConnell, sus abogados y asociaciones de derechos LGBTQ y por ello el periodista ha asegurado que solicitará permiso a la Suprema Corte para que el caso sea revisado. Aseguró que la decisión no está fundamentada en la realidad porque parte del supuesto de que las personas transgénero se avergüenzan y por ello buscan ocultar a sus hijos su identidad sexual negándoles la información sobre su nacimiento. “Nunca he escuchado que un hombre trans que alumbra diga que quiere ocultar de sus hijos su origen.”

Por su parte, el abogado Andrew Spearman de la firma de abogados Laytons, representante legal de Freddy McConnell, dijo: “Esta estrecha interpretación de la Ley de Reconocimiento de Género de 2004 obligará a todas las personas transgénero a elegir entre ser un progenitor y tener el completo reconocimiento de su género. La sentencia afirma que los términos ‘madre’ y ‘padre’ no están vinculados al género mientras que de manera simultanea fuerza el registro conforme con el género de nacimiento individual del transgénero. Esto no solo es una interferencia injustificable en sus derechos a la familia y a la vida privada, sino que incluso la legislación nacional del Reino Unido permite que otros individuos sean identificados en los certificados de nacimiento simplemente como ‘progenitores’.”

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net