Mazo judicial

 

La Corte de Apelaciones de Irlanda decidió anular la sentencia de prisión impuesta a un hombre por haber violado dos veces a su pareja, con un avanzado embarazo al momento de los hechos, debido a una razón técnica sobre la instrucción del juez de primera instancia al jurado respecto de la consideración de la evidencia.

El sentenciado no puede ser nombrado para proteger a su víctima. Se trata de un hombre de 55 años que cuando fue procesado por violación ya había sido condenado a cinco años de prisión por otros tres cargos de agresión sexual en contra de la misma víctima.

En 2017 fue procesado por dos cargos de violación ocurridos el 22 y 23 de diciembre de 2014. Tres días después de la última violación, la mujer dio a luz al hijo de ambos. En el proceso se conoció que el hombre filmó las agresiones, aunque él siempre ha negado los hechos.

Por estos delitos fue procesado en abril de 2017 y sentenciado por el juez Paul Butler de la Corte Penal Central a 10 años de prisión en una sentencia concurrente, es decir, que correría al mismo tiempo por los delitos, con los dos últimos años y seis meses suspendidos.

La apelación fue presentada y en ella el abogado Michael Bowmen presentó varias causas, una de ellas que el juez Butler instruyó al jurado a considerar la consistencia de la evidencia como de apoyo “o corroborativa” del caso presentado por la fiscalía.

El abogado Bowmen criticó esta instrucción del juez señalando que el jurado había escuchado que la evidencia corroborativa es independiente y que con esta instrucción mezcló la consistencia de la acusación con la corroboración, lo cual es un error de derecho. En derecho procesal irlandés, la evidencia corroborativa es la que apoya una propuesta que ya está apoyada por cierta evidencia inicial.

En la apelación, el juez John Edwards dijo que la evidencia que indica la consistencia no representa evidencia adicional a aquella de la acusación y por tanto no apoya el caso de la fiscalía. Dijo que el tribunal de primera instancia no creyó que esa evidencia fuera suficientemente independiente de la acusación para que representara una posible corroboración en el sentido legal.

Para el magistrado Edwards la instrucción fue equivocada en términos de la evidencia capaz de apoyar o corroborar el caso de la fiscalía por lo que es razonable que el jurado pudo haber sido llevado a conclusiones erróneas por esta instrucción. De esta forma, con tan solo este argumento concedió la apelación, desechando los otros argumentos presentados por el abogado Bowman, uno de ellos relativo a la presunta publicidad del caso por un artículo periodístico publicado el 20 de marzo sobre el caso. Este artículo, sin embargo, no identificó en ningún momento ni al acusado ni a su víctima por lo que se desechó el argumento de publicidad previa al juicio.

La decisión en este caso es anular las sentencias de prisión dictadas en abril de 2017 ya que no se ordenó la reposición del proceso.

Es probable que la víctima lleve este caso a la última instancia.

Más información Irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net