Centro comercial

 

El tribunal administrativo de Baviera, Alemania, falló a favor del propietario de una cadenas de grandes tiendas que recurrió la decisión del gobierno de permitir que desde el pasado lunes las tiendas pequeñas abrieran nuevamente al comercio, pero no él.

Desde mediados de marzo el gobierno de Alemania emitió una serie de lineamientos para evitar el contagio de coronavirus COVID-19, entre las que ordenó que solo las tiendas esenciales, como supermercados y farmacias, se mantuvieran operando, mientras que las demás negocios cerraron sus puertas.

Con la disminución del número de contagios las reglas se han estado relajado y desde el lunes de la semana pasada se permitió que tiendas con un espacio de hasta 800 metros cuadrados abrieran nuevamente sus operaciones al público. Concesionarios de automóviles, librerías y tiendas de bicicletas, sin importar su tamaño, pudieron abrir nuevamente. La condición para esta apertura es que se sigan manteniendo las reglas de higiene y de sana distancia.

Los grandes almacenes no están incluidos en el lineamiento y han tenido que permanecer cerrados. El propietario de una cadena de almacenes con locales en Baviera, Berlín y Hamburgo que exceden por no mucho los 800 metros cuadrados de superficie, presentó un recurso de apelación de urgencia ante el tribunal administrativo de Bavaria argumentando que están siendo discriminados.

El tribunal encontró que la decisión tomada por el gobierno federal y por los 16 estados de permitir solo la apertura de las tiendas pequeñas es inconstitucional por ser violatorio del principio de equidad establecido en la Constitución.

Sin embargo, el tribunal no ordenó la anulación de la orden administrativa y de forma “excepcional” mantuvo la prohibición de reapertura de grandes almacenes citando la crisis por el coronavirus y “la corta duración de las restricciones, que terminan el 3 de mayo de 2020”.

Por tratarse de un tribunal local de Baviera, la decisión solo es aplicable en este estado.

Aunque esta disposición fue aceptada por todos los estados, cada uno interpretó a su manera. Así, Baja Sajonia, Hamburgo, Renania Palatinado, Schleswig-Holstein y Sarre permitieron la apertura de los grandes almacenes, siempre que acordonaran sus locales para cumplir con el requisito de dimensiones.

Schleswig-Holstein, Brandemburgo y Baja Sajonia emitieron regulaciones especiales para los grandes almacenes ubicados en centros comerciales.

La próxima apertura de negocios, como peluquerías, está planeada para el 4 de mayo. Restaurantes, bares, teatros, cines y guarderías permanecerán cerrados todavía y se desconoce cuando se podrá dar su apertura. Las concentraciones religiosas no serán permitidas en el futuro cercano.

Pese a esta apertura paulatina, el ministro de Salud Jens Spahn dijo que las medidas de sana distancia y de higiene permanecerán vigentes durante meses.

Más información dw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net