Pared de Lennon en Hong Kong

 

En dos asuntos diferentes, tribunales de Hong Kong verificaron este lunes asuntos relacionados con pleitos y enfrentamientos entre habitantes por razones políticas relacionados con lo que se conoce como la “Pared de Lennon”.

La Pared de Lennon original está en Praga, República Checa, y originalmente fue para manifestar pensamientos e ideas tras el homicidio de John Lennon. En 1988, un año antes de la Revolución de Terciopelo, se convirtió en un medio de expresión de protesta de los habitantes en contra del gobierno comunista.

La idea de una pared de este tipo en donde se pudieran manifestar emociones y opiniones fue tomada en Hong Kong en 2014 durante las protestas prodemocracia del Movimiento Sombrilla, cuando las sombrillas o paraguas se convirtieron en un medio de protesta. La Pared de Lennon consistió en miles de papelitos de colores con adhesivo (post-it) con mensajes.

Durante las protestas del año pasado, los habitantes decidieron crear una nueva Pared de Lennon en las escaleras centrales del edificio de gobierno aunque luego otros sitios también fueron usados con este fin.

Estas paredes y sus mensajes, desde luego, han sido ocasión de enfrentamiento de los habitantes por sus ideas personales y opiniones políticas. Así, en una de estas paredes, el 28 de agosto del año pasado, un hombre de 25 años, Liu Tsz-ho, abofeteó a un transeúnte, identificado como Lueng. El tribunal de Tuen Mun conoció que el incidente derivó cuando Liu reclamaba a dos mujeres que estaban limpiando el muro, cuando Lueng pasó e intervino en la discusión.

Las lesiones fueron menores pues solo se trató de un bofetón, pero Liu fue procesado por su falta, de la que dijo sentirse muy arrepentido. Tomando en cuenta el arrepentimiento y las lesiones menores sufridas por su víctima, el juez Cheung Kit-yee dictó como sentencia una multa de 1,000 dólares hongkoneses (US$ 129) por el delito de agresión común del que Liu se declaró culpable.

En otro caso que revistió una mayor gravedad, el lunes se escuchó el caso de un mesero de 19 años, Cheng Tung-sin, quien se declaró culpable de dos cargos de agresión que ocasionaron lesiones. Sus víctimas fueron dos hombres que lo filmaron mientras quitaba algunos papeles de otra pared el 22 de julio de 2019.

En este caso, sus víctimas fueron al hospital. El más joven solo con raspones en un brazo, pero la víctima de 57 años con una fractura y la dislocación de cadera.

En su defensa el joven dijo haberse sentido muy emotivo por un ataque ocurrido la noche anterior por una turba en una estación de transporte público, que dejó a 45 personas heridas.

El juez Arthur Lam Hei-wei hizo notar que independientemente de lo ocurrido la noche del 21 de julio, en ese caso el joven mesero había iniciado la agresión y que ningún tipo de violencia debe ser permitido. Dijo que la sentencia la dictará el 11 de mayo una vez que tome en cuenta cuál es la sanción más adecuada para este joven agresor, si mandarlo a un centro de detención, a un centro de rehabilitación o a un centro de entrenamiento, aunque dijo que no descarta imponer una pena de prisión.

En Hong Kong la agresión común se castiga con hasta un año de prisión, pena que aumenta a tres años si se ocasiona alguna lesión.

Generalmente este tipo de agresiones suceden cuando somos incapaces de reconocer que todos tenemos opiniones e ideas diferentes y que todos tenemos el derecho a tenerlas.

Más información scmp.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen theconversation.com