Mazo judicial y birrete

 

La Suprema Corte de Rusia confirmó esta semana la legalidad de una reciente disposición del Código Penal que castiga con altas multas y hasta cinco años de prisión a quien propague noticias falsas sobre el coronavirus, no solo en medios de comunicación sino en otros foros.

La disposición revisada por la Suprema Corte fue aprobada entre el 26 y el 27 de marzo por la Duma del Estado y el Consejo Federal, cámara alta, y establece que si una persona es encontrada culpable de inadvertidamente ocasionar la muerte de una persona u otras serias consecuencias por difundir “intencionalmente falsa” información sobre circunstancias que amenazan la vida, como el coronavirus, enfrentará una multa de hasta dos millones de rublos, unos 25,000 dólares estadunidenses o hasta cinco años de prisión. (Algunas publicaciones señalan 3 años).

Aprobada la iniciativa fue rápidamente firmada por el presidente Vladimir Putin e incorporada la disposición al Código Penal, habiendo iniciado vigencia el 1 de abril.

Pocos días después de iniciada la vigencia, el 4 de abril, Anna Shushpanova, una activista de San Petersburgo, declaró en redes sociales que estaba siendo investigada por este nuevo delito, presuntamente por una historia que publicó en una red social en la que denunciaba el mal manejo de las autoridades sanitarias del caso de un paciente, poniendo en evidencia a un hospital de la ciudad de Sestroretsk.

Anna Shushpanova dijo que esta historia solo fue replicada por ella y que antes la escribió otra persona, pero dijo ser perseguida por haber denunciado antes otros temas en materia del medio ambiente.

La pregunta sobre la constitucionalidad del nuevo tipo penal llegó a la Suprema Corte, tribunal que falló esta semana que es una disposición legal que se extiende a individuos que “no solo usen medios masivos y redes de telecomunicación, sino que también hablen en conferencias, manifestaciones, distribuyan panfletos o cuelguen afiches”.

Aclaró, sin embargo, que solo pueden ser procesados por este delito quienes hayan publicado o, para estos efectos, comentado la información falsa sobre el coronavirus a partir del 1 de abril de este año, fecha en que inició su vigencia.

La fiscalía rusa asegura que han descubierto más de 300 artículos de noticias falsas cobre el COVID-19 desde febrero y que más de 260 sitios web han sido bloqueados o han borrado la información falsa que contenían. Además, han pedido a la autoridad de vigilancia y censura, Roskomnadzor, que bloquee otros 80 sitios por difundir “información falsa de importancia pública que amenazan la salud y las vidas de las personas”.

La disposición, por supuesto, ha sido ampliamente criticada pues aunque busca evitar que se difunda información como los remedios caseros de prevención que pueden provocar más daños que beneficios, también sirve para evitar que se dé a conocer información sobre el número de casos de contagio y de muertes, pues a principios de abril las cifras reportadas de casos (4,700) y de muertes (43), eran significativamente bajas en relación con la población. Estas cifras se han actualizado y este jueves se reportaron 62,773 casos y 555 muertes.

Más información themoscowtimes.com / rferl.org

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net