Hombre ocultando su cabeza en las manos

 

Este martes, la Suprema Corte de Países Bajos sostuvo un fallo de instancias inferiores que absuelven del delito de homicidio a la médica que en 2016 practicó la eutanasia a una paciente con demencia, que en años previos había elaborado por escrito una declaración de voluntad anticipada en la que manifestaba su deseo de morir llegadas ciertas circunstancias, como la demencia.

El caso es sobre una mujer que murió en 2016 a los 74 años, que cuatro años antes de su muerte había declarado que deseaba morir antes que ser ingresada a un centro de salud para personas con demencia. La médica que la atendió, quien desde entonces se retiró, declaró haber hablado tres veces con su paciente sobre la eutanasia, pero no de la declaración de voluntad anticipada porque ella no recordaba ya nada de eso.

En los Países Bajos la eutanasia es legal desde 2002 y está regulada en la Ley de Terminación de Vida a Petición y Suicidio Asistido. Esta ley dispone que cualquier médico puede llevar a cabo la eutanasia cumpliendo varios requisitos, los más importantes, quizá, son que la petición sea realizada libre y voluntariamente por el paciente, no por sus familiares, y que se trate de una condición médica muy difícil de soportar, incluidas las enfermedades mentales.

En este caso la fiscalía acusó a la médica que supervisó el procedimiento de no haber cumplido con los estrictos protocolos establecidos en la ley porque no discutió suficientemente con la paciente sobre la eutanasia ni sobre las opciones de mantenerse con vida. Aunque se le acusaba de homicidio, la fiscalía pidió que, en caso de que fuera encontrada culpable, no se le impusiera ninguna sanción.

El Tribunal de La Haya que revisó el caso concluyó en septiembre de 2019 que los procedimientos establecidos en la ley se habían llevado de forma correcta y señaló que dado el estado de demencia profundo de la paciente no tenía caso volver a discutir el procedimiento con ella.

La Fiscalía decidió llevar este caso hasta la Suprema Corte del país, no para contender la decisión, sino para que se aclararan los alcances de la ley.

Así, en su decisión, la Suprema Corte dispone que, de conformidad con la ley, los médicos deben respetar las peticiones por escrito de eutanasia de los pacientes que ya no son capaces de otorgar su consentimiento nuevamente debido a un avanzado estado de demencia. En la sentencia establecen los requisitos que se deben cumplir en estas situaciones específicas.

Además de confirmar que la médica tratante no tuvo responsabilidad, la Suprema Corte decidido anular la amonestación que en 2018 fue emitida por el consejo del órgano médico disciplinario de los Países Bajos.

Los casos de eutanasia para las personas con demencia son muy escasos. En 2018 solo dos de las 6,126 peticiones de eutanasia recibieron correspondieron a este tipo de pacientes.

La petición de eutanasia puede ser manifestada en la declaración de voluntad anticipada. El problema es que estas declaraciones deben ser actualizadas o pierden vigencia como lo denunció en 2018 el médico familiar Matthijs van Wijmen.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net