Balanza judicial

 

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se volvió a pronunciar esta semana en contra de las reformas del poder judicial realizadas en Polonia, ordenando esta vez la suspensión del Comité Disciplinario de la Suprema Corte de Justicia.

Polonia, gobernado mayoritariamente por el partido Ley y Justicia (PiS), inició en 2017 una gran reforma judicial con el supuesto objetivo de evitar la corrupción y sacar a jueces de la era comunista. Entre otras medidas, emitió leyes para bajar la edad de jubilación de los jueces y de esta forma quitar a la mayoría de los juzgadores en servicio, particularmente en la Suprema Corte, así como reformas al nombramiento y remoción de los integrantes del poder judicial.

Sobre estas reformas el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, TJUE, se ha pronunciado en por lo menos dos ocasiones anteriores porque, consideran, socavan la independencia del Poder Judicial. La decisión de noviembre de 2019 fue respecto de la diferenciación en la edad de jubilación entre juzgadores mujeres y hombres.

Pese a estas decisiones Polonia ha seguido con las reformas al poder judicial y en diciembre del año pasado el Parlamento empezó a debatir una nueva ley para sancionar con una multa o con destitución a cualquier juez que se involucre en “actividades políticas”, lo que incluye cuestionar o criticar el nombramiento de algún juez por el Consejo de la Judicatura Nacional.

En enero de este año, la Comisión Europea presentó ante el TJUE una petición para que revisara lo relativo al Comité Disciplinario creado en 2017 en el que participan jueces elegidos por el Consejo de la Judicatura. Los integrantes del Consejo de la Judicatura son nombrados por el Parlamento, cuya mayoría pertenece al PiS, y es otra de las reformas al poder judicial.

Como medida precautoria, el TJUE ordenó la suspensión del Comité Disciplinario considerando que de continuar con los procesos disciplinarios se podría causar un daño irreversible a las personas.

El TJUE consideró también que aunque los estados miembros tienen la potestad de organizar al interior su poderes judiciales, deben cumplir con la ley de la Unión que establece la independencia del poder judicial y, en primera instancia, no se puede descartar que el Comité Disciplinario carece de independencia y parcialidad.

La decisión, como es una medida precautoria en tanto se emite una decisión final, ordena la suspensión de los procesos disciplinarios que se están efectuando ante el Comité Disciplinario de la Suprema Corte y no su cancelación administrativa ni financiera.

Polonia ahora tiene un mes para cumplir con esta orden. De no hacerlo, la Comisión Europea o cualquier otro país miembro puede pedir al TJUE que sancione al país con la imposición de una multa.

Ya veremos cómo reacciona Polonia.

Más información curia.eu

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net