Mazo judicial

 

Semanas después de que la Asociación de Abogados Penales de Países Bajos, NVSA, pidiera al gobierno el cierre de todos los tribunales por el riesgo de contagio del nuevo virus corona, la semana pasada pidieron la reapertura por la gran acumulación de procesos.

Por las precauciones de distancia social y para evitar un contagio masivo de COVID-19, se ordenó el cierre de los tribunales desde mediados de marzo y solo se han escuchado aquellos casos en los que los términos legales están por vencer o que son urgentes. Los demás casos se siguen apilando uno tras otro hasta que el poder judicial reabra sus puertas y, según los abogados penalistas, ya son miles de casos los que están en espera de iniciar el proceso.

El 6 de marzo, justo antes de que se desarrollara la crisis, el Ministerio Público informó que más de 20,000 casos penales tuvieron que posponerse debido a problemas de capacidad. A esta cifra deben sumarse las que van acumulándose por la crisis del coronavirus. El diario NOS proporciona el siguiente ejemplo: la semana pasada se programaron en el tribunal de Ámsterdam 8 audiencias, en comparación con 60 casos penales programados en una semana hace más de un mes.

No solo los abogados respaldan la reapertura de los tribunales. Las organizaciones de apoyo a las víctimas también lo están solicitando porque, aseguran, el retraso es en detrimento de la salud mental tanto de las victimas como de los sospechosos.

 “Las salas judiciales generalmente son muy grandes. Pensamos que es posible permitir que los casos prosigan sin romper las reglas de distancia social”, presentó como argumento el abogado Jeroen Soeteman, presidente de la NVSA, durante entrevista a la empresa pública de comunicaciones NOS. “Entendemos que la situación es difícil, pero si los expertos están de acuerdo con nosotros debemos hacerlo. El sistema de justicia penal está prácticamente colapsando”.

El Colegio de Abogados NOvA se ha sumado a la petición de la reapertura de los tribunales señalando que “la justicia es necesaria; que la justicia es vital, incluso durante esta crisis.” Específicamente dicen estar preocupados “por las consecuencias para los litigantes por la solicitud expresa del poder judicial a los abogados (en varias jurisdicciones) de no presentar casos, salvo los exclusivamente urgentes, donde el término ‘urgente’ se define de manera bastante estricta.”

Frente a esta situación, el Consejo de la Judicatura declaró que el número de casos y los tipos de casos que los jueces tratan aumentarán en el futuro cercano y que actualmente se están llevando a cabo conversaciones con abogados y Ministerio Público, entre otros, para tratar más casos por escrito o por teléfono. Las reglas para tratar casos por teléfono las está fijando cada tribunal y los primeros ensayos han sido bastante desordenados.

Por su parte, el ministro de Protección Legal, Sander Dekker, declaró que entiende la situación complicada y que espera a que lleguen a nuevos acuerdos para que los casos penales que se ventilan puedan aumentar. Añadió que pese al cierre, el sistema de administración de justicia no está estancado porque en las últimas semanas se han ventilados varios procesos.

Si la sensatez nos alcanza y hacemos los cambios que la actual crisis epidémica nos está exigiendo, quizá habría que replantearnos en México si debemos seguir transitando hacia un sistema de justicia oral o regresar al sistema escrito en el que es más fácil aplicar las reglas de distancia social y no colapsar el sistema de administración de justicia. Finalmente los expertos estiman que estas reglas de distancia social se deberán aplicar cada determinado tiempo para evitar contagios por este o por otros virus.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net