Felgueiras en Portugal

 

Desde hace una semana el gobierno portugués decidió otorgar temporalmente a los inmigrantes y solicitantes de asilo que tuviesen procesos pendientes en el Servicio de Extranjeros y Fronteras (SEF) antes del 18 de marzo, fecha en que se estableció el estado de emergencia en el país por la crisis del COVID-19, la misma cobertura de derechos de la que disfrutan todos los ciudadanos de ese país.

“Es en estos momentos cuando se hace aún más importante garantizar los derechos de los más frágiles, como es el caso de los migrantes”, declaró el ministro de Administración Interna de Portugal, Eduardo Cabrita.

Los documentos del SEF darán derecho a los migrantes a atención médica a través del Sistema Nacional de Salud, así como a beneficios de apoyo social. Podrán abrir cuentas bancarias y firmar contratos de arrendamiento y de trabajo, y además las visas y documentos que expiraron después del 24 de febrero serán válidos hasta el 30 de junio.

El Consejo de Ministros portugués explicó que tomó esta decisión con el objetivo de “reducir los riesgos para la salud pública” de los agentes fronterizos y de los inmigrantes y solicitantes de asilo. Las oficinas del SEF, incluidas aquellas instaladas en las fronteras, cerraron, a excepción de los puestos de pasaportes de los aeropuertos de Oporto y Lisboa.

Los procesos deberán concluirse a partir del 1 de julio, cuando se espera que ya estén abiertas las oficinas del SEF.

La decisión fue una respuesta a la carta que 20 asociaciones le enviaron a la Secretaria de Estado de Integración y Migración, Cláudia Pereira, expresando su preocupación con la situación de los inmigrantes en Portugal y por la incertidumbre ante lo que ocurriría con sus trabajos.

La medida favorece principalmente a la comunidad brasileña, ya que la conforman unas 150,000 personas de un total de medio millón de migrantes que recibe Portugal. Además, también se verán especialmente beneficiados el sector de la construcción y el agrícola, con mucha mano de obra proveniente de Asia en el sur del país.

El SEF aún no ha proporcionado el número de inmigrantes con solicitudes pendientes ni la cifra de personas que se van a ver beneficiadas por esta medida.

Aún está por definir qué ocurrirá con aquellos que no hubiesen iniciado los trámites de residencia antes del estado de emergencia. Entre los que se han quedado fuera del sistema del SEF se encuentran muchas personas que están recopilando documentación para poner en marcha la solicitud de residencia, aunque también destacan los casos de quienes están esperando desde hace meses  recibir el informe de antecedentes penales de su país, según informa Público.

Asimismo, las autoridades deberán asegurar las buenas condiciones de una población muy vulnerable, dado que algunos “viven en contenedores o en casas donde varias personas duermen en una habitación (…) es una situación arriesgada”, afirmaba para Diário de Notícias Alberto Matos, de la asociación Solidariedade Imigrante.

Más información elindependiente.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net