Embarazada

 

En una decisión emitida de forma remota, esta semana la Suprema Corte del Reino Unido concedió a una mujer, identificada como XX, su petición para que el Servicio Nacional de Salud, NHS por sus siglas en inglés, le pague la subrogación de vientre que va a efectuar en California.

Se trata de un interesante caso porque la subrogación comercial de vientre es ilegal en el Reino Unido. Sin embargo, en este caso, la mayoría de los magistrados ha considerado que el organismo estatal de salud debe pagar los costos que este proceso implica para una ciudadana británica que alegó que por negligencia médica del NHS quedó infértil.

El caso fue revisado derivado de la controversia presentada por XX en contra del NHS porque en un hospital en el norte de Londres ignoraron durante cuatro años las señales que indicaban cáncer cervicouterino. Por el diagnóstico deficiente, el cáncer se extendió en el cuerpo de la mujer y, aunque después de tratamientos de quimioterapia logró salvar su vida, quedó imposibilitada de llevar hijos en su vientre a los 29 años

De esta disputa, el NHS le concedió una compensación de 580,000 libras esterlinas, pero rehusó concederle más dinero para pagar el tratamiento de subrogación de vientre en California, estado en el que este procedimiento es legal, bajo el argumento de que se trata de una alternativa ilegal en el Reino Unido.

El argumento de los abogados de ella ante la Suprema Corte fue que “en 2019 los tribunales civiles ya no deberían tener ningún papel censurando las elecciones reproductivas de una mujer”.

Leyendo la decisión de la mayoría, la magistrada Brenda Hale, ex presidente de la Suprema Corte dijo: “Los tribunales se han inclinado hacia atrás para reconocer las relaciones creadas por la subrogación, incluida la subrogación comercial extranjera. El gobierno ahora apoya la subrogación como una forma válida de crear relaciones familiares, aunque no hay planes para permitir que las agencias de subrogación comercial operen aquí.

“Ya no es contrario a la política pública otorgar daños por los costos de una subrogación comercial extranjera. Sin embargo, eso no significa que tales daños, aún daños como los reclamados en este caso, siempre serán otorgados. Hay algunos factores limitantes importantes.

"... El programa de tratamientos propuesto debe ser razonable. Puede haber buenas razones para pensar eso, pero por la negligencia [médica], la demandante habría tenido la cantidad de hijos que ahora se propone, pero puede que no”.

El razonamiento de la mayoría continuó así: “Segundo, debe ser razonable que el reclamante busque los acuerdos comerciales extranjeros propuestos en lugar de hacer arreglos dentro del Reino Unido. Es poco probable que esto sea razonable a menos que el país extranjero tenga un sistema bien establecido en el que los intereses de todos los involucrados, el sustituto, los padres comisionados y cualquier hijo resultante, estén debidamente protegidos”, lo que significa que si XX hubiera elegido algún otro país para efectuar el procedimiento, como la India, donde también es legal, quizá le hubieran dicho que no partiendo, posiblemente, de prejuicios".

En su voto disidente Lord Carnwath expuso cuestiones también muy interesantes y a ser consideradas en cualquier debate que sobre el tema se genere en la comunidad legal. Dijo: “El hecho de que las leyes de otras jurisdicciones y otros sistemas puedan reflejar diferentes opciones de política me parece irrelevante. En mi opinión, sería contrario al [principio] [de coherencia entre el derecho civil y penal] que los tribunales civiles otorguen daños con base en una conducta que, si se lleva a cabo en este país, ofendería su derecho penal”.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net