Torsos de soldados con fusiles

 

En una noticia que pasó un tanto desapercibida, un tribunal en La Haya, Países Bajos, condenó al estado neerlandés a compensar a las víctimas de las masacres cometidas en la década de los años 40 en lo que hoy es Indonesia.

Durante 350 años el archipiélago de Indonesia fue colonizado por Portugal, Francia, Reino Unido y Países Bajos. Durante la Segunda Guerra Mundial, Japón ocupó el territorio. Dos días después de la rendición de Japón en agosto de 1945, los líderes locales Sukarno y Mohammad Hatta declararon la independencia a lo que Países Bajos se resistió. No fue sino hasta 1949, después de un cruel enfrentamiento armado y diplomático entre el país europeo y la nueva nación que Países Bajos reconoció la independencia de Indonesia.

Pero durante estos años de enfrentamiento, los soldados neerlandeses ejecutaron a varios habitantes en lo que llamaron las “acciones de limpieza”.

En la decisión del viernes, el tribunal en La Haya reconoció que 11 personas murieron ilegalmente a manos de soldados neerlandeses en ejecuciones sumarias. Uno de ellos era el padre de Andi Monji, un hombre de 83 años que viajó a Países Bajos para dar su testimonio sobre los hechos.

“Estoy agradecido con el tribunal”, dijo Monji al conocer la decisión. “Yo tenía 10 años cuando fui forzado a ver a mi papá siendo ejecutado por soldados neerlandeses después de que lo golpearon severamente. Yo estaba llorando”.

“También estoy agradecido porque tuve la oportunidad de viajar a los Países Bajos para asistir a la audiencia judicial y así pude explicar al tribunal lo que había pasado”, agregó este hombre.

A Andi Monji la corte le adjudicó una compensación de 10,000 euros mientras que a ocho viudas y a los tres hijos de otros hombres ejecutados, la mayoría de ellos granjeros, les adjudicó compensaciones entre 123.48 y 3, 634 euros por la pérdida de ingresos económicos. La misma corte reconoció que las cantidades adjudicadas a los familiares de las víctimas son desproporcionadas en relación con el sufrimiento que se les causó.

Conocido el fallo, Liesbeth Zegveld, abogada de los reclamantes dijo: “Estamos complacidos con la decisión. No fue fácil; nos tomó ocho años de procedimientos. Es una pena que el gobierno neerlandés no haya estado más dispuesto ya que muchos de nuestros clientes fallecieron durante los procedimientos.

“Sin embargo, para aquellos que aun están vivos y para sus familias, el reconocimiento de la corte de su sufrimiento y su derecho a una compensación es importante”, concluyó la abogada.

La decisión es importante porque reconoce la responsabilidad del estado en las muertes. Responsabilidad semejante se le adjudicó en el caso de la muerte de 300 bosniacos en Srebrenica en 1995, aunque en julio de 2019 la Suprema Corte redujo la responsabilidad del estado a un 10 por ciento.

Otro reconocimiento importante de responsabilidad por sus actos ocurrió en 2018 cuando la empresa estatal de ferrocarriles NS, accedió a compensar a los descendientes de los miles de personas, judíos en su mayoría, que fueron trasladados en sus trenes hacia campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Este caso no fue, sin embargo, decidido en tribunales, sino una decisión de la empresa estatal.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net