Representación de Internet

 

En medio de las crisis sanitaria actual no faltan aquellos que, por incomprensibles razones parecen gozar profundizando la crisis y provocando miedo y dolor en los demás. Dos historias ocurridas esta semana son ilustrativas de lo que está ocurriendo en este 2020.

En Kenia, un joven de 23 años fue detenido por la policía e imputado por difundir información falsa con la intención de ocasionar pánico. Se trata de un delito que está regulado en la ley keniana de ciberseguridad y que es castigado con multa de hasta 47,000 dólares y/o prisión de hasta 10 años.

En el caso, esta persona de nombre Elijah Muthui Kitonyo publicó en una cuenta de Twitter que el Ministerio de Salud de Kenia estaba mintiendo sobre el primer caso de coronavirus COVID-19 en el país, que llegó de los Estados Unidos vía Londres. Kitonoyo, conforme con la BBC, dijo que la verdad es que el paciente había llegado de Roma, Italia.

Kenia no es el único país en regular el delito de perturbación al orden público ya que son muchos países como España o Argentina los que lo tienen previsto. En México, en 2011 el Congreso del Estado de Veracruz lo adicionó la Código Penal estatal después de que dos personas difundieron rumores vía Twitter sobre presuntos enfrentamientos cerca de escuelas en Boca del Río. Los rumores generaron tanto pánico que las escuelas se quedaron vacías en un par de horas.

La segunda historia sobre actos incomprensibles se desarrolló en Alemania en donde la policía de Múnich arrestó a un sujeto que publicó videos de él lamiendo las máquinas expendedoras de boletos del sistema de trenes subterráneos de la ciudad diciendo que quería contagiar de coronavirus a la sociedad.

El sujeto de 33 años fue detenido por el cargo de causar lesiones corporales graves aunque de momento se desconoce si está contagiado de COVID-19 o no, según una vocera de la policía.

No es tampoco la primera persona en subir videos del estilo para causar pánico. En Moscú, a mediados de febrero la policía detuvo al youtuber ruso conocido como Kara.prank bajo cargos de vandalismo, por un video en el que al haber fingido estar contagiado del coronavirus, atemorizó a numerosos pasajeros del metro. Este youtuber, sin embargo, no fue motivado por el odio a los demás, sino porque pensó que generar miedo en los demás es algo muy gracioso

Otros casos que se han presentado en esta crisis sanitaria son agresiones en diferentes ciudades del mundo a determinados nacionales, que empezaron a ser chinos, para luego pasar a ser italianos o españoles, y los casos de adolescentes aburridos que tosen en las caras de las personas mayores por diversión. Lo esperanzador es que al lado de estos actos generados por la ignorancia, la mala información y el pánico se han visto actos de solidaridad en ciudades como Toronto, Canadá, en donde en redes sociales se han creado grupos de apoyo para asistir a quienes están enfermos o los adultos mayores con la compra de alimentos o con el cuidado de los hijos de papás que deben ir a trabajar.

Más información dw.com / timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net