En Corfú, Grecia, dos empleados del gran corporativo de turismo Thomas Cook, están esperando un juicio en que se determinará su grado de responsabilidad en la muerte de dos niños de 6 y 7 años, que estaban de vacaciones con su papá en la isla.

 

Los niños fallecieron por una fuga de gas en la habitación del hotel donde se hospedaban. Su padre y la novia de éste, fueron llevados al hospital donde permanecieron varios días en estado de coma debido a este mismo suceso.

 

Los abogados de la empresa Thomas Cook apelaron ante el juez griego la decisión de juzgar como responsables a sus empleados en el accidente. Esta apelación fue rechazada ya que según la ley griega ellos, al ser parte de la empresa de turismo contratada por las víctimas para proveerles el servicio, debían haber sido más rigurosos en verificar las medidas de seguridad y no haber confiado simplemente en la información de los empleados del hotel en cuanto a la seguridad de sus instalaciones de gas.

 

Parece un tanto complicado establecer esta vinculación entre los empleados de Thomas Cook con los hechos, pero esa es la interpretación que el juez ha dado a la ley y es así como Richard Carson, inspector de salud y seguridad, y Nicola Gibson, representante vacacional, serán enjuiciados bajo las leyes griegas junto con otros once empleados del hotel.

 

Estos jóvenes de 26 y 22 probablemente tengan causa en Inglaterra para demandar a Thomas Cook, en caso de que la empresa misma no les haya instruido de manera específica que eran responsables de verificar personalmente las instalaciones del hotel.

 

Sin duda se trata este caso de un extremo muy estricto en la aplicación de la ley, quizá para dar a entender al turismo que este fue un caso aislado y que se están asegurando por todos los medios que no se volverá a repetir.

  Fuente BBC News 

www.miabogadoenlinea.net