Reja con candado

 

Gholamhossein Esmaili, vocero del Poder Judicial en Irán, anunció que el líder supremo, Ali Jamenei, perdonará a 10,000 prisioneros más en un aparente intento de tratar de controlar el contagio de COVID-19.

El vocero anunció que en un decreto firmado por el Ayatolá Ali Jamenei con motivo del año nuevo iraní, llamado Nowruz, se concederá una amnistía a los 10,000 prisioneros, entre quienes se incluyen presos por asuntos relacionados con la seguridad nacional.

Alí Jamenei es el autonombrado Líder Supremo de la Revolución Islámica en 1989 lo que lo convirtió en jefe de estado, siendo la mayor autoridad política y religiosa de Irán. Tiene el control directo de las fuerzas armadas, poder judicial, televisión estatal y otras entidades estatales clave, aunque ha firmados decretos en otras materias como economía, medio ambiente, educación, política exterior, planeación nacional, etc., lo que significa que es la última palabra en el país islámico.

Una de sus múltiples facultades es conceder amnistía a los prisioneros.

Los 10,000 reos que se anunció esta semana que serán liberados no serán los primeros. Para tratar de reducir el contagio del coronavirus en Irán, país con un alto índice de enfermos con más de 1,100 muertes reportadas, antes concedieron la liberación temporal a 85,000 prisioneros que fueron analizados y no han contraído la enfermedad.

Entre estos liberados está Nazanin Zaghari-Ratcliffe, una mujer de 41 años con nacionalidad iraní y británica que trabaja para la Fundación Thomson Reuters y que en 2016 fue detenida en Irán mientras viajaba con su pequeña hija y fue acusada de tener planes para derrocar al gobierno. Tras un proceso fue sentenciada a cinco años de prisión. Desde entonces su esposo, Richard Ratcliffe, ha estado trabajando por su liberación, habiendo logrado la intercesión a su favor del gobierno británico el que le otorgó protección diplomática lo que significa que su caso está siendo tratado como una disputa legal formal entre el Reino Unido e Irán.

Como se trata de una liberación temporal, Nazanin Zaghari-Ratcliffe está usando un brazalete electrónico que controla sus movimientos y no puede alejarse más de 300 metros de la casa de sus padres en Teherán. Ahora se intentará hacer de esa liberación temporal una permanente.

El año pasado, antes del brote de la epidemia, el líder supremo Jamenei concedió el perdón a más de 50,000 reos en ocasión del 40 aniversario de la Revolución Islámica de 1979.

Más información hurriyetdailynews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net