Avión en vuelo

 

Este lunes, el juez de Auckland, Nueva Zelanda, Paul Davidson, desechó la demanda presentada por la abogada Anjela Sharma en contra de la línea aérea Air New Zeland para que se retirara la prohibición que la aerolínea le ha impuesto de aceptarla en sus vuelos durante un año.

La abogada Sharma reside con su familia en la ciudad de Nelson. En diciembre de 2018, en un viaje que hacía a la India con su esposo e hijos, entró a la sala especial de Air New Zeland, Koru Lounge. Una vez dentro, personal de la línea aérea le pidió pruebas de que tenían derecho a estar ahí.

La abogada Sharma expuso que habían viajado de Nelson a Auckland con Air New Zeland y que seguirían su viaje con Air Singapur. Alegó que su esposo y ella eran miembros del Koru Lounge y que tenían derecho a estar ahí. El personal de la empresa les dijo que solo tenían derecho a un invitado y finalmente les permitieron permanecer ahí el tiempo que necesitaron para hacer su conexión y seguir su viaje hacia la India. Hasta aquí la versión de la abogada Sharma.

El reporte levantado por el personal de la aerolínea sobre el incidente cuenta otra cosa. Ese reporte fue tomado como base por el juez Davidson para tomar su decisión. Así, en su decisión señala que el reporte establece que los miembros de la familia de la abogada “llamaron a la anfitriona del lounge estúpida y racista y se burlaron y ruidosamente la imitaron cuando saludaba a otras pasajeros que ingresaban al lounge”.

Quien levantó el mencionado reporte escribió: “Siento que la señora Sharma utiliza tácticas intimidatorias para salirse con la suya cada vez que viaja, siempre somos corteses y serviciales con ella, pero ella empuja los límites de la decencia cada vez que viaja y quisiera poner un fin a sus incontables exigencias con nosotros”.

Después de este incidente, la abogada Sharma recibió una carta de la línea aérea en la que le decían que había entrado al lounge sin tenerlo permitido y le advirtieron que podrían prohibirle el uso del espacio si volvía a cometer ese tipo de conducta.

Como respuesta, la abogada envió en marzo de 2019 un correo al exdirector general de la aerolínea, Christopher Luxton, disputando las acusaciones en la carta. Las comunicaciones siguieron así como los problemas entre ella y los empleados cuando quiso documentar otro vuelo.

Finalmente, a nombre de Christopher Luxton le respondieron que sus comunicados habían sido “desagradables e insultantes” y el 2 de julio de 2019 le impusieron la prohibición para usar la línea aérea durante un año. Ese mismo mes de julio Anjela Shrama presentó su recurso ante el Tribunal Superior de Nueva Zelanda.

En su recurso ella explica, además de su versión de lo sucedido, que depende de la aerolínea para hacer viajes de trabajo y para mantener el contacto con sus familiares, además de que ya había pagado los derechos del Koru Lounge hasta mediados de este año por lo que acusó a la empresa de incumplimiento de contrato.

Considerando que “fue solo después de que ella continuó, a pesar de la carta de advertencia, involucrándose en lo que el demandado consideró que era un tratamiento inaceptable hacia su personal, así como para indicar en su correspondencia que no tenía la intención de desistir, que el demandado finalmente tomó la decisión de imponer la prohibición", el juez Davidson falló a favor de la aerolínea estableciendo que tiene el derecho de prohibirle el uso de los servicios por un año y que no existe incumplimiento de contrato.

Asimismo, el juez condenó a la abogada Sharma a pagar los gastos del juicio, los cuales serán determinado más adelante.

Otro caso en que la cortesía y la tolerancia pudo haber evitado grandes inconvenientes.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net