Manifestación en Shaheen Bagh, Nueva Delhi

 

Desde el 11 de diciembre de 2019 se instaló un campamento de mujeres en un barrio predominantemente musulmán en Nueva Delhi, Shaheen Bagh, como protesta por la aprobación de la reforma a la Ley de Ciudadanía que deja fuera a los musulmanes de la posibilidad de adquirir la nacionalidad india.

Las reformas a la Ley de Ciudadanía, que ha sido fuertemente criticada, establecen que inmigrantes ilegales hindús, sikh, buddhistas, jainistas, parsis y cristianos que huyeron de Pakistán, Bangladesh y Afganistán antes de diciembre de 2014 a la India pueden obtener la nacionalidad india. La ley expresamente deja fuera de esta opción a los musulmanes, una religión que es importante en la India, particularmente en el norte.

Grupos de mujeres y sus hijos han establecido un campamento en Shaheen Bagh protestando en contra de la represión violenta a los estudiantes que se manifestaron en contra de la Ley de Ciudadanía, en contra de la misma ley y en contra del régimen del partido gobernante de tendencia nacionalista hindú.

La protesta, pese a ser pacífica, está bloqueando una importante vía de comunicación de Nueva Delhi y por ello se ha presentado una petición para que se muevan. Por lo delicado de la situación, la Suprema Corte envió esta semana a dos interlocutores, Sanjay Hegde y Sadhana Ramachandran, para tratar de convencer a las mujeres de levantar su campamento.

Sadhana Ramachandran ha asegurado a las manifestantes que ante la Suprema Corte se han presentado recursos en contra de la Ley de Ciudadanía y que abogados de diferentes religiones presentarán sus argumentos ante el máximo tribunal. “Pero ahora, ni ustedes ni nosotros podemos decir qué sucederá. No sabemos si estarán de acuerdo con ustedes o con la oposición, pero el asunto está ante la Corte y todos los argumentos serán escuchados”, expuso la mediadora.

El problema, sin embargo, es que están obstruyendo la vía y eso es lo que debe resolverse en el corto plazo. “La Corte acepta que tienen el derecho [de manifestarse]. Pero la petición por la que estamos aquí es por el cierre de esta vía”, dijo Sadhana Ramachandran, asegurando que no quieren que las mujeres dejen de protestar, sino que encuentren opciones para que continúe la protesta y se abra la vía.

“La Suprema Corte ha escuchado todos los asuntos del gobierno, incluido el tema de Ayodhya y la cuestión del triple talaq. Muchas personas están molestos por esto, así que ¿por qué les está tomando tanto tiempo escucharnos?”, fue una de las respuestas que recibió de una mujer sentada en la protesta.

Por su parte, Sanjay Hegde dijo a la multitud: “Una queja se ha presentado sobre esta vía y es muy sencillo para la Corte el instruir al gobierno para que la liberen”. Agregó: “El juez entiende su miedo y su derecho a protestar. Si le podemos decir a la Suprema Corte que este asunto ha sido resuelto pacíficamente, podemos presentarles asuntos más importantes para que los escuchen”.

Pese a que los mediadores han señalado que el cierre de vías es negativo porque paraliza al país, otra de las manifestantes respondió: “Cuando ocurrió la lucha por la independencia, estoy segura de que muchas vías fueron cerradas. Debido a las dificultades que enfrentaron y al movimiento masivo al que condujo, tuvimos la posibilidad de luchar por nuestra libertad de ahora”.

Todo parece indicar que las mujeres no están dispuestas a levantar el campamento que lleva más de 66 días y se trata de una situación muy delicada porque si el gobierno las mueve a la fuerza se podrían desatar nuevos brotes de violencia en todo el país, pues lo ojos de muchos están puestos en este grupo de mujeres que ha logrado retar al gobierno simplemente sentándose a esperar una solución.

Más información thehindu.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito miabogadoenlinea.net

Imagen wikimedia.org