Representación gráfica de Internet

 

A partir del reporte del Instituto Australiano de Criminología en que se identifican australianos participando de la transmisión en línea de abusos sexuales a niños, el gobierno federal anunció su intención de legislar para que la policía tenga acceso a contenido cifrado de extremo a extremo para combatir a las redes de abuso sexual a menores.

El informe que dio pie a esta reacción identificó que 256 australianos pagaron más de 1.3 millones de dólares australianos para transmitir en vivo violaciones y abuso sexual a niños desde Filipinas. Para combatir a estas redes de delincuentes que operan en la dark web, Reece Kershaw, comisionado de la Policía Federal Australiana, AFP, pidió más facultades para que los policía puedan acceder a mensajes cifrados extremo a extremo.

El llamado a una nueva legislación que pueda ofrecer más facultades de investigación a la policía se presenta a la par de la revisión que el Monitor Independiente de Legislación de Seguridad Nacional, James Renwick, está haciendo de las leyes aprobadas en el Parlamento en diciembre de 2018 en las que se faculta a diversas agencias del gobierno a emitir órdenes a las compañías tecnológicas para que les ayuden a tener acceso a los mensajes encriptados.

Estas leyes no están siendo suficientes y por eso se plantea la posibilidad de una nueva legislación que pueda garantizar el acceso de los investigadores a los mensajes cifrados para detener a las redes de abuso sexual a menores que operan desde la dark web. Se trata de una propuesta en la que incluso de podría “avergonzar” a las compañías tecnológicas que no permitan el acceso a estos mensajes.

“Si siento que algunas compañías no están cooperando, terminaremos señalándolas y probablemente dañando su reputación”, declaró el comisionado Kershaw.

Hace una década, la AFP recibió 300 referencias al año por material de explotación sexual de menores en línea, pero este año el número ha alcanzado casi 17,000. El noventa por ciento de las investigaciones actuales de la Comisión Australiana de Inteligencia Criminal implican el uso de comunicaciones cifradas.

Al respecto, Michael Phelan, director ejecutivo de la Comisión Australiana de Inteligencia Criminal, dijo que la nueva legislación facultaría a las entidades de gobierno a tener acceso a comunicaciones particulares al buscar palabras clave y eliminando el material ofensivo.

“Simplemente no podemos ver lo que estos grupos criminales se dicen uno al otro”, dijo el funcionario. “Para abordar estos desafíos cada vez mayores, necesitamos estar abiertos a considerar nuevas y mejores maneras de contrarrestar este insidioso negocio del crimen.

“En pocas palabras: ahora nuestras leyes no se mantienen al día con la tecnología”.

Estas declaraciones son un llamado de atención a las empresas de tecnología que actualmente están trabajando en cifrar de extremo a extremo los mensajes, como lo está haciendo Facebook en todos sus servicios como WhatsApp, Instagram y Messenger.

Con la amenaza de una nueva legislación más estricta y la posibilidades de señalar a las empresas que no cooperen en el combate al abuso sexual de menores, el gobierno australiano está convocando una vez más a estas empresas a la mesa de negociaciones para que no rediseñen sus aplicaciones de tal forma que se niegue a la policía el acceso a comunicaciones que constituyen delitos.

Otra vez el tema de la seguridad frente a la privacidad.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net