Caroline Flack

 

El suicidio de una presentadora de la televisión británica, Caroline Flack, ha generado en el Reino Unido múltiples reacciones, una de ellas implicando al servicio de procuración de justicia y las decisiones que toman de presentar cargos, y la otra sobre la regulación de los medios de comunicación.

Se trata del caso de Caroline Flack, quien falleció en su departamento en Londres el 15 de febrero a los 40 años, muerte que el abogado de la familia confirmó como un suicidio. Ella fue presentadora de varios programas de televisión y, hasta diciembre de 2017, de un reality show llamado Love Island. Entre sus relaciones románticas se cuentan el príncipe Harry y Harry Styles de One Direction.

El 13 diciembre de 2017, Caroline Flack fue imputada por agresión a su novio Lewis Burton, un tenista de 27 años, por un incidente ocurrido en su departamento el día anterior. El 17 de diciembre renunció a su trabajo como presentadora de Love Island y el 23 de ese mes se declaró no culpable ante el tribunal de magistrados. Salió libre bajo fianza y se le impuso una orden de restricción de acercarse a Lewis Burton. El inicio de su proceso estaba previsto para el próximo mes de marzo.

Durante la audiencia judicial de diciembre, Lewis Burton expuso que no estaba de acuerdo con la imputación y su abogado señaló que su representado no era una víctima sino un testigo. La fiscalía, pese a esto, no retiró los cargos.

Una vez que se conoció la muerte de la presentadora, la compañía que administraba la carrera de Flack acusó al servicio de procuración de justicia, Crown Prosecution Service (CPS), por haberla imputado pese a que el novio estaba en contra de tal actuación.

Movidos por este señalamiento, el CPS emitió un comunicado de prensa en el que explicaron, sin referirse al caso en particular, cómo deciden presentar los cargos.

“El CPS no investiga los alegatos de un delito ni elige qué casos considerar. Los fiscales del CPS deben revisar cada caso referido a nosotros por la policía u otros investigadores. Nosotros proporcionamos asesoría legal al inicio de las investigaciones para ayudar a construir casos fuertes o para identificar si un sospechoso debe o no ser imputado.

“Nosotros no decidimos si una persona es culpable de un delito, eso es tarea del jurado, juez o magistrado, pero tenemos que tomar una decisión clave si el caso debe ser presentado ante el tribunal”, se lee en el comunicado.

En el documento explican que, con fundamento en la Código del Servicio de Procuración de Justicia, en todo proceso se sigue una prueba de dos etapas:

“¿La evidencia proporciona una perspectiva realista de condena? Eso significa que, habiendo escuchado la evidencia, ¿es más o menos posible que un tribunal encuentre al acusado culpable? Y,

¿Es de interés público procesar la acción? Esto significa hacer preguntas incluida qué tan serio es el delito, el daño causado a la víctima, el impacto en las comunidades y si la persecución del caso es una respuesta proporcional”.

En el comunicado se explica que existe una guía para ayudar a los fiscales a proceder en casos de violencia doméstica y en los difíciles casos en que el quejoso no quiere apoyar la imputación, un caso que se presenta mucho cuando las víctimas son las mujeres.

La muerte de Caroline Flack también ha llevado a un grupo de británicos a pedir al Parlamento que se regule a los medios, particularmente a los que publican chismes de famosos, para que se les prohíba intimidar a las personas, famosas o no. Lo anterior porque algunos de los comentarios en estos medios hacia la situación de Caroline Flack fueron despiadados y crueles. Se trata de una petición firmada como Ley Caroline y que hasta el momento lleva más de 500,000 firmas.

Más información bbc.com / cps.gov.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen bbc.com