Mazo judicial

 

El padre de un adolescente que en Vancouver, Canadá, se somete a un tratamiento de cambio de género, fue advertido esta semana que de seguir concediendo entrevistas sobre su opinión del tratamiento de su hijo, será declarado en desacato y enfrentará graves consecuencias.

Se trata de un caso en el que un niño, que por razones legales no puede ser identificado como tampoco sus padres, se empezó a identificar como hombre a los 11 años. Sufrió una pubertad depresiva e incluso tuvo un intento de suicidio hasta que en 2018 fue referido al Hospital Infantil de Columbia Británica para tratar su disforia de género. Los médicos tratantes concluyeron que era en el mejor interés del adolescente empezar el tratamiento hormonal para el cambio de género, tratamiento con el que estuvieron de acuerdo el niño y su madre.

El padre, pese a haber sido convocado por el personal médico para explicarle la situación y tratar de involucrarlo, se opuso desde el inicio y presentó una acción legal para tratar de impedirlo, pero en febrero de 2019, el juez Gregory Bowden concluyó que el niño tenía “el derecho exclusivo” de consentir al tratamiento.

En su sentencia, el juez Bowden no sólo permitió que el tratamiento continuara, sino que ordenó que para referirse a él se usaran pronombres masculinos y que cualquier intento de persuadirlo de abandonar el tratamiento o hacer referencia a él usando su nombre de nacimiento o pronombres femeninos, “sería considerado violencia familiar”, conforme con la legislación vigente en la provincia canadiense.

En un caso separado, en abril de 2019, la juez Francesca Marzari emitió una orden de restricción al padre para evitar que discutiera públicamente el caso de su hijo puesto que se encontró que las entrevistas que el padre había concedido a medios conservadores habían expuesto a su hijo a situaciones de acoso y violencia.

Con apoyo de un grupo de conservadores, el padre apeló la sentencia de primera instancia. Entre las personas que lo apoyan está Laura-Lynn Tyler Thompson, del Partido Popular de Canadá, y la activista transgénero Jenn Smith, quien se manifiesta contraria a la “ideología transgénero” por considerar que hay leyes, políticas y programas “que ponen en peligro algunos de los derechos y libertades más importantes de nuestra sociedad, que incluye técnicas sorprendentes diseñadas para cerrar toda oposición a las políticas oficiales".

En enero de este año la Corte de Apelaciones sostuvo la decisión de primera instancia para permitir que continúe el tratamiento del adolescente y confirmó la prohibición para que el padre conceda entrevistas en las que discuta el caso de su hijo o se identifique, identifique al menor o a su madre.

Pese a la orden judicial, el padre ha continuado concediendo entrevistas que son publicadas en la red. En una de ellas es acompañado por la política Thompson a quien también se le advirtió que de continuar con su conducta podría estar en desacato a la corte.

Por tal motivo, este miércoles el juez Michael Tammen ordenó nuevamente al padre a dejar de conceder entrevistas y a que se retire el video con una entrevista que circula en la red.

La abogada del adolescente, Sarah Chaster, explicó al juez que además de la entrevista que el 7 de febrero se publicó en la red y que fue eliminada por petición de los abogados del adolescente, el padre participó en otra entrevista, hablando del caso en detalle, proporcionando su nombre e identificándose como el padre del adolescente al que se refirió con pronombres femeninos, todo en violación de la orden judicial.

En su decisión, el juez Tammen ordenó retirar de la red esa entrevista y no publicar otra que estaba prevista para estos días. “Lo que esto claramente significa es que usted no puede dar entrevistas que puedan ser transmitidas de alguna forma, en cualquier formato y eso es lo que ha ocurrido”, le dijo el juez al padre, pidiéndole que respondiera si entendía esto.

“La razón por la que lo hago, o hice, es porque me tomo en serio el mejor interés de mi hija”, replicó en algún momento el padre, quien pese a estas intenciones fue advertido que de continuar en sus actos sería convocado a regresar a la corte para enfrentar las graves consecuencias de ser declarado en desacato.

Se trata de un caso que ha sido tomado como bandera por Thompson y de Smith, quienes, al parecer, están dispuestas a llegar a las últimas consecuencias en este caso para demostrar sus puntos de vista, pese a los daños emocionales que con ello provoquen al adolescente en cuestión y a su familia.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net