Mapa y bandera de Sudán

 

El gobierno de Sudán anunció esta martes que entregarán al expresidente Omar al-Bashir y a otros tres exfuncionarios a la jurisdicción de la Corte Penal Internacional, CPI, la que emitió órdenes de arresto en contra del expresidente en 2009 y en 2010 por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio.

La orden se basa en el conflicto desatado en Darfur en el que se cometieron múltiples homicidios y se desplazaron unos 2.5 millones de personas, según estimaciones de la ONU. Además, desde que se expidió la orden de arresto, el entonces fiscal de la CPI, Luís Moreno Ocampo presentó evidencia de que bajo el gobierno de al-Bashir se intentó eliminar a tres grupos étnicos: Fur, Masalit y Zaghawa.

Además de la orden en contra de Omar al-Bashir, el primer presidente en funciones en ser requerido por la CPI, se emitieron órdenes de arresto en contra del ex ministro de Asuntos Humanitarios de Sudán, Ahmad Harun; del líder de las milicias Janjaweed, Ali Kushayb, y del ministro de Defensa, Abdelrahim Mohamed Hussein.

El anuncio de la próxima entrega de Omar al-Bashir a la jurisdicción de la Corte Penal Internacional en La Haya, Países Bajos, fue realizada por Mohammed Hassan al-Taishi, miembro civil del consejo soberano que gobierna Sudán desde que en abril de 2019 Al-Bashir, quien llegó al poder en 1989 mediante un golpe de estado, fue depuesto.

Omar al-Bashir, de 76 años, fue procesado en Sudán por corrupción y sentenciado en diciembre a dos años en un reformatorio. Por ley, en Sudán los mayores de 70 años no pueden ser ingresados a una prisión.

Paralelamente, la fiscalía presentó también cargos en su contra por el homicidio de manifestantes durante las protestas que llevaron a su salida.

Pese a que la orden de arresto de la CPI fue expedida en 2009, los países africanos signatarios del Estatuto de Roma (el documentos que fundamenta a la CPI) a los que el expresidente visitó, se negaron a cumplirla, razón por la cual fueron señalados por el tribunal internacional. Tal fue el caso de Yibuti en 2011, de Malawi en ese mismo año y de Sudáfrica en donde sus tribunales nacionales fincaron responsabilidad al entonces presidente Jacob Zuma por no haber cumplido la orden de arresto.

Al parecer, la entrega de Omar al-Bashir y de otros tres funcionarios a la CPI es parte de los acuerdos a los que el gobierno en funciones ha llegado con las víctimas de Darfur, en donde se está negociando la entrega a las autoridades de responsables de uno y otro bando.

Pese al anuncio realizado por Mohammed Hassan al-Taishi en un programa de radio de la BBC en África, se desconoce cuándo se hará esta entrega e incluso hay dudas sobre la posibilidad de que sea en una fecha próxima.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net