Mapa de Nueva Zelanda

 

Este lunes a las cinco de la tarde se cumplió el plazo establecido por un tribunal neozelandés que levantó el anonimato de dos personas detenidas el año pasado en relación con un homicidio ocurrido hace casi 25 años. Se trata de un hombre de nombre Jeremy Powell y de una mujer cuyo nombre aun no puede revelarse porque en el último momento su abogado presentó una apelación.

El homicidio del que se trata este asunto es el de Ángela Blackmoore, una mujer que al momento de su muerte tenía 21 años y 10 semanas de embarazo. Ella fue apuñalada 39 veces en su casa en la ciudad de Christchurch después de la 9 de la noche. Su pequeño hijo de 2 años estaba en la casa durmiendo en su habitación cuando ocurrieron los hechos. El niño no fue lastimado.

Cuando Ángela fue asesinada el 17 de agosto de 1995 vivía una relación con Laurie Anderson, quien se presume era el papá del hijo que ella esperaba, y había terminado hacía poco un conflictivo matrimonio de 18 meses con William Blackmoore.

Cuando la policía investigó la escena del delito concluyeron que posiblemente ocurrió después de que le entregaran un pizza a domicilio y que era muy probable que ella conociera a su o a sus atacantes porque no había pruebas de que se forzara alguna entrada. Aparte de la huella de una bota con sangre, no se encontró más evidencia que pudiera llevar a la identificación del o los perpetradores del crimen.

Por falta de evidencia el caso quedó congelado varios años hasta que el año pasado una publicación de Stuff llamada Dark Secrets, reveló nuevos detalles del homicidio, incluyendo los nombres de personas que fueron nombradas personas de interés en el caso. La policía ofreció entonces una recompensa de 100,000 dólares neozelandeses para quien pudiera proporcionar información relevante sobre el caso. Se trata de la recompensa más alta que la policía ha ofrecido hasta el momento respecto de un homicidio sin resolver.

La policía recibió unos 50 datos que llevaron a que en octubre de 2019 arrestaran a Jeremy Powell, de 45 años, y de una mujer de 47 años, quienes posteriormente fueron imputados por el homicidio. Los medios están esperando el resultado de la apelación a la orden de levantar el anonimato para dar a conocer el nombre de la mujer de quien se sabe que es divorciada. Powell sigue detenido porque se le negó fianza y la mujer está en libertad bajo fianza. Ambos se declararon no culpables y su proceso iniciará en febrero del próximo año. Desconocemos cómo se relacionan estas dos personas con el homicidio de Ángela Blackmoore.

Por palabras del oficial de la policía encargado del caso, el detective sargento Todd Hamilton, que dijo poco después de los arresto en octubre, los medios suponen que habrá más detenciones: “Los detectives están comprometidos para asegurar que todos los involucrados sean responsabilizados”. Desde entonces la policía no ha hecho más comentarios al respecto.

Quizá lo más interesante de este caso es que fue a partir de un reportaje de investigación que se encontró nueva evidencia lo que llevó a que se reabriera la carpeta de investigación de este homicidio. Se tendrá que esperar el proceso para saber si Powell y la mujer estuvieron implicados.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net