Bandera del orgullo gay

 

En el referéndum de este domingo 9 de febrero, la mayoría de los votantes suizos aprobó la propuesta de incluir a la comunidad LGBTQ en la disposición que prohíbe la discriminación, con una votación de 63.1 por ciento frente a 36.9 por ciento que se opuso.

Actualmente, la ley antirracismo de Suiza dispone expresamente que nadie puede ser discriminado por raza, religión o grupo étnico. Esta ley fue aprobada en 1994 mediante un referéndum que obtuvo el voto aprobatorio del 55 por ciento de los votantes.

En 2010, la Suprema Corte del país europeo concluyó que los grupos de integrantes de la comunidad LGBTQ carecen de suficientes protecciones legales para evitar la discriminación, lo que sentó las bases para que se presentara una reforma a la ley antirracismo para incluir a este grupo de personas.

La iniciativa fue aprobada por el Parlamento suizo en 2018, pero un grupo de oposición de extrema derecha, la Unión Democrática Federal, se opuso a la ley y obtuvo la suficiente cantidad de firmas para forzar que la reforma fuera sometida a referéndum.

Este grupo, de tendencia conservadora y apoyado por el Partido Suizo Popular, se opuso a la reforma con el argumento de que la comunidad LGBTQ no necesitaba una protección especial porque la legislación suiza es suficiente para protegerlos de los insultos, la calumnia y otras formas de malos tratos. Para este grupo la reforma pone en riesgo la libertad de expresión.

Por su parte, los impulsores de la reforma expusieron que Suiza no cuenta con las protecciones suficientes y que estaban rezagados respecto de otros países europeos que han incluido en su legislación penal la homofobia.

La mayoría de los partidos políticos apoyaron la iniciativa y, finalmente, los ciudadanos, particularmente de las zonas donde se habla italiano y francés y en zonas urbanas, votaron a favor de la reforma de ley que castigará expresamente la discriminación por orientación o preferencia sexual.

Conocido el resultado, David Trachsel, opositor a la reforma aseguró a sus votantes que “mantendremos una cercana vigilancia a la implementación de la ley y queremos asegurarnos de que la libertad de expresión sigue estando garantizada”.

Por su parte, la ministra de Justicia Karin Keller-Sutter señaló que la reforma solo es la confirmación de una disposición constitucional y pidió que se disiparan los temores de que con ella se afectará la libertad de expresión.

“Nadie tiene que temer nada si se mantienen respetuosos”, declaró en conferencia de prensa, añadiendo que está confiada en que con esta nueva disposición no se elevará el número de acusaciones ante los tribunales por discriminación.

Para los grupos LGBTQ la aprobación de la reforma “es una clara señal en contra del odio”, declararon.

En este referéndum estuvieron registrados 5.4 millones de ciudadanos, incluidos los que viven fuera de Suiza. Además de esta propuesta se votó otra para hacer la vivienda más asequible, que fue rechazada, y varias propuestas cantonales y municipales.

Más información swissinfo.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net