Proyecto original del oleoducto Trans Mountain

 

La Corte Federal de Apelaciones de Canadá rechazó la petición de las Naciones Originarias de Columbia Británica respecto de la ampliación del oleoducto Trans Mountain lo que significa que el proyecto del gobierno puede continuar.

Originalmente, el proyecto fue aprobado en 2016 por el gobierno federal, previendo que la ampliación triplicaría la capacidad del oleoducto que va de Edmonton, Alberta, a Burnaby, Columbia Británica, e incrementaría siete veces el tráfico de buques en la Costa Oeste.

A este proyecto se opusieron siete Naciones Originarias, las ciudades costeras de Burnaby y Vancouver, la Fundación Raincoast Conservation y la organización Living Oceans Society.

El 30 de agosto de 2018 la Corte Federal de Apelaciones decidió anular el millonario proyecto de ampliación estableciendo principalmente que el gobierno federal de Canadá no efectuó las consultas adecuadas con las Naciones Originarias en la parte final de la asignación, concluyendo que el gobierno “no logró entablar un diálogo significativo y lidiar con las preocupaciones reales de los solicitantes indígenas a fin de explorar la posible solución de esas preocupaciones".

En segundo lugar, el tribunal concluyó que la revisión "injustificadamente" no incluía el tráfico de buques cisterna relacionado con el proyecto, a pesar de que la Junta Nacional de Energía estaba "legalmente obligada" a considerar los efectos ambientales. "La exclusión injustificada del envío marítimo relacionado con proyectos de la definición del proyecto hizo que el informe de la Junta fuera inadmisiblemente imperfecto".

Esta decisión obligó al gobierno federal a efectuar una nueva ronda de consultas y a instruir a la Junta Nacional de Energía a realizar las observaciones pertinentes sobre el medio ambiente, particularmente sobre la vida marina que podría verse afectada.

Habiendo cumplido estas tareas, en junio de 2019 el gobierno aprobó un nuevo proyecto de ampliación el cual volvió a ser recurrido por las Naciones Originarias y grupos del medio ambiente.

La Corte Federal de Apelaciones aceptó revisar el caso presentado por las Naciones Originarias, pero rechazó revisar las objeciones de los grupos de protección al medio ambiente.

Durante las audiencias del pasado mes de diciembre, los abogados de las Naciones Originarias argumentaron que el gobierno había realizado las consultas, pero teniendo en mente un resultado preestablecido.

La Corte Federal de Apelaciones no estuvo de acuerdo con esta postura y concluyó que de parte del gobierno no se trató de un “ejercicio de poner sellos”.

“El resultado final no fue la ratificación de la aprobación previa, sino una aprobación con condiciones reformadas que fluyeron directamente de las renovadas consultas”, concluyeron los tres jueces del panel de apelaciones.

A decir de los jueces, el gobierno hizo un esfuerzo genuino, escuchó y consideró las preocupaciones presentadas por las Naciones Originarias y en algunos casos accedió a acomodar esas preocupaciones en el nuevo proyecto, “todo muy coherente con los conceptos de reconciliación y el honor de la Corona".

Señalaron que aunque es cierto que no todas las preocupaciones manifestadas fueron incluidas, “insistir en que eso sucediera sería imponer un estándar de perfección” que no es requerido por la ley.

Se trata de una decisión que ha caído muy mal a las Naciones Originarias, quienes tienen 60 días para presentar una apelación ante la Suprema Corte.

Conocida la decisión, se manifestaron los diferentes líderes de las Naciones Originarias, entre ellas el jefe Lee Spahan de Coldwater Indian Band quien insistió que su grupo debe ser consultado por el gobierno sobre la ruta, pues el proyecto pasará sobre un acuífero que es la única fuente de agua potable para las 320 personas que viven en la reserva principal.

Sobre esta reacciones, el ministro de Recursos Naturales de Canadá, Seamus O’Regan, dijo: “Quiero decir claramente a aquellos decepcionados con la decisión de hoy de la Corte: los vemos y los escuchamos”, y agregó que “a medida que la construcción continué tomaremos cada paso necesario que podamos para asegurar que este proyecto avanza de la forma correcta”.

Para el gobierno de Justin Trudeau se trata de un proyecto importante del que ha insistido que es compatible con los objetivos de Canadá en materia de emisión de gases efecto invernadero.

Más información calgaryherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net