Representación de base de datos

 

El Tribunal Superior de Kenia suspendió la semana pasada la recolección de datos biométricos de los ciudadanos en tanto no entren en funcionamiento los mecanismos previstos en la ley para garantizar la protección de esos datos.

El gobierno de Kenia ha lanzado un esquema conocido con el nombre de Huduma Namba, según el cual se han estado recopilando datos sensibles de los ciudadanos kenianos como huellas dactilares, información de contacto, profesión, etcétera. Esta información será fusionada con la que ya existe en otras dependencias gubernamentales para formar un sistema de identificación único de todos los mayores de edad en el país africano.

El objetivo es que una vez que se cuente con este número de identificación todos los trámites ante el gobierno, desde contraer matrimonio, tener acceso a servicios de salud o presentar declaraciones fiscales, tengan que hacerse con este número.

En noviembre de 2019 se aprobó una ley de protección a estos datos y en esa ley se creó una comisión encargada de aplicar la ley y, por ende, de proteger los datos personales. Sin embargo, esta comisión aun no es formada ni nombrada la persona que lo dirigirá y es incierto cuando empezará a ser operativa.

No solo por la incertidumbre, sino también por lo que corresponde a los derechos de los nubios, la recolección de los datos biométricos fue recurrida ante el tribunal por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Kenia, la Comisión de Derechos Humanos de Kenia y el Foro de los Derechos de Nubios.

Los nubios son un grupo etnolingüístico que en el caso de Kenia llevan viviendo en Kibera, un barrio de Nairobi, desde hace más de un siglo cuando durante la era de la colonia británica fueron llevados a ese país desde Sudán. Como no son originarios de Kenia, han estado luchando con el gobierno por el reconocimiento de la nacionalidad y ciudadanía, sin haberlo obtenido plenamente hasta el momento.

Así, al no ser reconocidos como ciudadanos kenianos, no pueden registrarse en la base de datos Huduma Namba y en el futuro no tendrían acceso a los servicios públicos. En su caso han pedido que todo el esquema se elimine por negarles sus derechos humanos básicos como el acceso a la salud o la educación.

En el caso, el panel de tres jueces que revisó el recurso resolvió suspender por el momento el funcionamiento de la base de datos en tanto no se garantice la protección de estos datos a los kenianos.

Adicionalmente fallaron por la inconstitucionalidad de la recolección de ADN y el uso de GPS para conocer la localización precisa del domicilio de una persona, por considerar que se trata de una intrusión a la vida privada de las personas.

La discusión sobre el acceso a esta información biométrica se está dando en varios países del mundo debido a los avances tecnológicos. En la India, por ejemplo, se creó la base de datos biométricos más grande del mundo, la que tampoco ha estado exenta de recursos que pretenden su eliminación.

La semana pasada la discusión en México se centró no solo en el acceso por parte de la Secretaría de Gobernación a la base de datos del Instituto Nacional Electoral, sino incluso a la instalación de cámaras y al reconocimiento facial como se proyecta en el estado de Coahuila.

Sobre el reconocimiento facial, también la semana pasada se dio a conocer que Facebook había llegado a un acuerdo con usuarios del estado de Illinois por sus sistema de reconocimiento facial para etiquetar personas en las fotografías por ser violatorio de su derecho a la privacidad.

Se trata de un tema muy debatible porque mientras que la obtención de estos datos ayuda en la prestación de servicios públicos y en el resguardo de la seguridad pública, por el otro, mal usados, son un riesgo a la privacidad y seguridad de las personas.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net