Estudiantes

 

Rebecca Browne, la mujer que el 10 de enero fue arrestada en el aeropuerto de Auckland, Nueva Zelanda, por tratar de salir del país pese a tener una deuda estudiantil, ha llegado a un acuerdo con la agencia tributaria Inland Revenue.

Al día siguiente de su arresto, Rebecca Browne fue presentada ante la Corte de Distrito de Manukau y, según información judicial, llegó a un acuerdo con Inland Revenue en la audiencia del 13 de enero, aunque los detalles de este acuerdo son desconocidos incluso para el tribunal, debido a la obligación de confidencialidad dispuesta en la Ley de Administración Tributaria de Nueva Zelanda.

Se desconoce si esta mujer permanece en Nueva Zelanda o no y se sabe que no se presentaron cargos penales pues el asunto quedó resuelto en la vía civil.

Es interesante señalar que en 2014 se introdujo una disposición que confiere a Inland Revenue la facultad de solicitar órdenes de arresto para quienes tienen deudas estudiantiles y existe el riesgo de que abandonen el país.

Gracias a esta facultad, la autoridad tributaria pudo solicitar el 8 de enero a la Corte de Distrito de Hamilton la orden de arresto en contra de Browne de tal forma que una alerta en el sistema de seguridad del aeropuerto permitió a la policía identificarla y detenerla cuando pretendía abordar un avión que la sacaría del país.

Desde que se introdujo esta disposición, Browne ha sido la novena persona en haber sido detenida por una deuda estudiantil. En 2016 se detuvieron a tres personas; una en 2017; dos en 2018; y otras dos en 2019.

Para la autoridad, los arrestos son el “último recurso” del que se echa mano cuando todas las demás vías por lograr el pago se han agotado.

“El mejor consejo que podemos dar a los prestatarios extranjeros es que paguen cualquier cantidad pendiente. Si eso no es posible, alentamos a los prestatarios a hablar con nosotros sobre sus situaciones”, declaró para los medios una vocera de Inland Revenue.

“Nuestro personal siempre está listo para ayudar y tenemos varias opciones de ayuda disponibles para gestionar los reembolsos para quienes se encuentran en posición difícil”, aseguró la vocera.

Según cifras del Reporte Anual del 2019 del Esquema de Préstamos Estudiantiles, a finales del año fiscal 2018/2019 el monto total de los préstamos estudiantiles fue de 16 mil millones de dólares neozelandeses.

En 2018, el monto de la deuda vencida y no pagada fue de 1,500 millones de dólares neozelandeses, perteneciendo el 91 por ciento de esta cifra a prestatarios extranjeros.

El número de prestatarios con pagos vencidos se incrementó en 2.7 por ciento en 2018.

Las deudas estudiantiles son un grave problema que enfrenta la juventud no solo en Nueva Zelanda sino en varios países desarrollados como Estados Unidos. Viendo esta situación debemos agradecer la existencia de universidades públicas y gratuitas en América Latina, algunas de ellas de alto nivel académico, que dan la oportunidad a la juventud de educarse para ejercer una profesión, sin empezar con el lastre de una enorme deuda, algunas veces prácticamente impagable.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net