Rijksmuseum, Ámsterdam

 

La División de Derecho Administrativo del Consejo de Estado de Países Bajos, máxima instancia en materia administrativa, concluyó este miércoles que la multa que la ciudad de Ámsterdam impuso a una propietaria por haber rentado su casa a turistas durante cinco días no debe ser pagada.

La decisión, pese a que a primera vista pudiera parecerlo, no favorece a los propietarios que arriendan sus viviendas por periodos cortos de tiempo en plataformas como Airbnb, ya que el Consejo de Estado concluyó que la mujer había violado la Ley de Vivienda al haber rentado la casa sin contar con el debido permiso.

El meollo del asunto radica en el reglamento de Ámsterdam respecto de la renta de viviendas a turistas por cortos periodo de tiempo en el que se dispone que los propietarios pueden rentar siempre que cumplan ciertos requisitos como notificar con anterioridad al Consejo de la ciudad la intención de rentar. Además, no deben rentar más de 30 días al año ni rentar a más de cuatro adultos que no sean familiares al mismo tiempo.

El Consejo de Estado concluyó que el Consejo de la ciudad de Ámsterdam no tiene la facultad de exentar a los propietarios de la obligación de obtener un permiso para efectuar este tipo de rentas como lo establece la Ley de Vivienda y que la notificación previa al Consejo de la Ciudad no se equipara a la obtención del referido permiso.

De esta forma, la Ley de Vivienda, al tratar el asunto de las rentas a turistas por periodos cortos, dispone que las casas o propiedades no pueden ser así rentadas si están listadas en el inventario de viviendas del municipio y para hacerlo deben, necesariamente, obtener el permiso de las autoridades.

El caso se refiere a una propietaria que rentó en 2018 su propiedad en Ámsterdam a turistas estadunidense durante cinco días sin contar con el permiso. La ciudad de Ámsterdam le impuso una multa de 6,000 euros por no haber cumplido con el reglamento de la ciudad de notificar la renta previamente.

Recurrida la multa y llegado el caso al Consejo de Estado, la División de Derecho Administrativo concluyó que la propietaria no debía pagar la multa, no porque no hubiera hecho mal, sino porque la multa estuvo mal fundada pues la falta no estuvo en no haber notificado sino en no haber obtenido el permiso.

De esta forma, el Consejo de Estado orilla al Consejo de Ámsterdam a modificar sus reglas y disponer que es necesaria la obtención del permiso, independientemente de otras reglas. En este sentido, Ámsterdam ya no pude exentar a sus residentes de la obtención del permiso, pero puede seguir imponiendo multas a quienes carezcan del mismo.

La decisión no solo afecta a Ámsterdam sino que deberá ser tomada en cuenta por otras ciudades neerlandesas que también estén exentando del permiso a sus residentes para las rentas cortas.

La obtención de un permiso previo para la renta de propiedades a turistas es la solución que varias ciudades han encontrado para regular plataformas como Airbnb y lidiar así con los múltiples problemas que para la administración de las ciudades este tipo de rentas presenta. Así, en Francia, París exige que las propiedades antes de ser listadas en las plataformas de rentas cuenten con un permiso debidamente expedido por la ciudad.

Más información dutchnews.nl / raadvanstate.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net