Bandera suiza

 

La Corte Federal de Suiza concluyó que se presentaron varias irregularidades en la negativa de las autoridades locales de otorgar la nacionalidad a un nacional italiano que lleva viviendo en el país más de 30 años.

Desde las reformas de 2014, que relajaron un poco las reglas para adquirir la nacionalidad suiza, se exige que los solicitantes que no tienen vínculos sanguíneos o por matrimonio hayan residido en el país un período mínimo de 10 años, estando en posesión de un permiso de residencia permanente, el cual se obtiene después de cinco o diez años de residencia en Suiza, plazo que depende del país de donde se proceda.

Los diez años de residencia no necesariamente implican que se otorgue la nacionalidad ya que el aspirante debe presentar un examen sobre los tres niveles de gobierno: federal, cantonal y municipal. Además, debe demostrar su capacidad de integración, tener buen conocimiento de las formas de vida en Suiza, respetar el orden jurídico, la seguridad pública y los valores de la Constitución Federal, y mostrar voluntad de participar en la vida económica o de adquirir una formación. Aunado a lo anterior no solo debe hablar al menos una lengua nacional, sino que debe poder expresarse por escrito en esa lengua.

La persona respecto de la que se otorgó la decisión por la Corte Federal reside en Arth en el cantón de Schwyz, donde ha mantenido un negocio durante varios años.

Cuando el tribunal federal revisó las causas por las que se le negó la nacionalidad, descubrieron algunas irregularidades como una mala disposición de los entrevistadores que omitieron tomar en cuenta algunos factores. Así, se concluyó que se puso mucho énfasis en su pobre integración social y en que calificó como insuficiente sus conocimientos geográficos y culturales, ignorando cuestiones como que en el zoológico local tienen en una misma jaula a osos y lobos.

La Corte Federal concluyó que no se tomó en cuenta que con la administración del negocio, el solicitante de la nacionalidad tiene frecuente contacto con residentes locales y que ello no equivale a una pobra integración social.

Respecto de la objeción de que la nacionalidad no se otorga a quienes cuenten con antecedentes penales y que el hombre fue señalado por las autoridades suizas por no haber declarado una propiedad que tiene en Italia, se hizo notar que al no haberse presentado cargos, esta situación no implica la comisión de un delito.

Con estas observaciones, las autoridades cantonales deberán revisar la decisión de haber negado la nacionalidad y decidir nuevamente.

Los suizos son muy celosos de la nacionalidad y a menudo las autoridades cantonales son en exceso estrictas al momento de concederla. Así, por ejemplo, en 2017 se negó la nacionalidad a una mujer de 42 años nacida en los Países Bajos que llegó a Suiza cuando tenía ocho años y que cursó toda su educación en ese país europeo. En este caso se negó la solicitud por su activismo a favor de los animales protestando en contra del uso de cencerros en las vacas por considerar que son dañinos para la salud de estos animales. Las autoridades concluyeron que protestar en contra de los cencerros demuestra una pobre integración y desprecio por las tradiciones del país alpino.

Más información swissinfo.ch

miaboadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miaboadoenlinea.net