Casa de la controversia

 

En Singapur, el Tribunal Superior revirtió una decisión de un tribunal especializado en dirimir las controversias entre propietarios y administradores de inmuebles, estableciendo qué conforma la propiedad de uso común.

El asunto se refiere a The Balmoral, un condominio de 31 años de existencia que comprende 81 unidades residenciales que incluyen dos casas adosadas independientes de cuatro pisos, una de las cuales es propiedad de Raman Dhir y motivo de la controversia.

Raman Dhir llevó su caso en contra de la corporación de administración del condominio ante el tribunal especial Strata Titles Boards, STB, por problemas con filtraciones de agua y termitas que provenían de un techo plano sobre la casa, ventanas y del tragaluz sobre la entrada de la casa, que el propietario argumentaba es propiedad común del condominio.

El STB desechó la queja al concluir que las zonas que se alegaba que presentaban problemas no son áreas comunes sino de uso exclusivo del propietario y que los arreglos correspondían, por tanto, al propietario de la casa de cuatro pisos. Este tribunal convino en que sin un estudio especializado no se podía concluir de dónde venían las filtraciones que causaron los daños.

El propietario, empero, apeló la decisión y llevó su caso ante el Tribunal Superior pidiendo que la corporación de administración se hiciera cargo de las reparaciones y le reembolsara el dinero que ya había gastado en trabajos de reparación.

El juez Chan Seng Onn del Tribunal Superior concluyó que el techo claramente entra en la definición de área común ya que no forma parte del área total de la que es propietario Raman Dhir. Aclaró que el STB estuvo equivocado al concluir que el techo es de uso exclusivo de Dhir porque ha usado el área para instalar equipo como los condensadores de aire acondicionados sin haber solicitado permiso. “Un incumplimiento no puede convertir la propiedad común en propiedad personal”, declaró el juez, añadiendo que la administración puede solicitar a Rama Dhir que rectifique este incumplimiento en sus obligaciones.

Para el juez, tampoco es importante que el tragaluz de entrada solo sirva a la unidad de Dhir, ya que afecta la apariencia del edificio y puede ser “disfrutada” por todos los demás residentes, lo que satisface la definición de propiedad común.

Para el juez Chan, el tribunal también se equivocó al haber colocado la carga de la evidencia en el propietario cuando la ley exige que sea la corporación de administración la que proporcione la evidencia para refutar los reclamos.

De esta forma, el caso regresa al STB para que escuche nuevamente los alegatos y resuelva de conformidad.

Más información straitstimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de straitstimes.com