Tumba

 

Conforme con lo previsto, el próximo mes de abril iniciará vigencia en el Reino Unido una nueva disposición que otorga a los padres dos semanas de permiso laboral tras la muerte de alguno de sus hijos menores de edad.

El Proyecto de Ley de Duelo Parental (pago y licencia), recibió la anuencia real en 2018 y en ella se dispone que no solo los padres, sino los cuidadores principales de los hijos, sean padres adoptivos, tutores, abuelos, etc., tienen derecho a dos semanas de permiso laboral tras la muerte de sus hijos menores de 18 años o el alumbramiento de un hijo muerto después de las 24 semanas de gestación.

Los empleados con 26 semanas o más de trabajo con un mismo patrón tendrán derecho a las dos semanas pagadas conforme con las disposiciones legales vigentes y los que tengan menos de ese tiempo de estar trabajando recibirán el permiso sin goce de sueldo.

El permiso puede ser tomado de una sola vez o en dos partes de una semana cada una, tomando la segunda semana dentro de un margen de 56 semanas para incluir fechas sensibles como los aniversarios. Además, se dispone que la notificación de este permiso es flexible de tal forma que, siguiendo la lógica, pueda ser tomado sin haber dado aviso previo.

La disposición, que empezó a ser conocida como Jack’s Law, fue impulsada por Lucy Herd en memoria de su hijo Jack, un bebé de 23 meses que murió ahogado en 2010. El padre de Jack solo pudo tomar tres días de permiso del trabajo lo que fue insuficiente para procesar el dolor inicial que la pérdida de un hijo conlleva. Hablando con más progenitores sobre esta situación, Lucy Herd encontró que, aunque no había reglas establecidas, el promedio de permiso que se concedía por la muerte de un hijo era de 3 días, tomándolos como permisos por vacaciones o días por enfermedad.

Sobre la próxima entrada en vigor de esta disposición, que el gobierno dice haría del Reino Unido el único país en regular este tipo de permiso laboral, se manifestó la Secretaria de Negocios, Andrea Leadsom, diciendo que las medidas son “un mínimo y algo de lo que partir”.

“En muchos casos, los negocios son increíblemente empáticos y muy apoyadores de padres que están en duelo, pero lo que estamos diciendo es que este es el mínimo legal y que esperamos y los alentamos a que ofrezcan más que esto”.

Por su parte, Clea Harmer, directora ejecutiva de Sands, organización de apoyo a padres de niños nacidos muertos y neonatos, dijo que esta nueva disposición es un buen punto de partida, pero que debe ser parte de un sistema más amplio de cuidado a los padres que han perdido a un hijo.

“Muchos padres, después de la muerte de un bebé o un niño, sufren el tipo de pena o reacción a la pena que necesita intervención psicológica”, por tanto, tiempo para el duelo y apoyo temprano pueden ser una gran diferencia para estos progenitores.

Más información personneltoday.com / bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net