Mano extendida

 

En Finlandia, la Unión de Trabajadores Eléctricos, FEWU por sus siglas en inglés, presentó una queja en contra de la conciliadora laboral que fue asignada a su negociación a quien acusan de pasividad y falta de actividad.

La queja ha sido presentada ante la Cancillería Jurídica que es la oficina de gobierno encargada de supervisar que los funcionarios cumplan con las leyes y ofrece asesoría legal a los ciudadanos. En el ejercicio de sus funciones recibe quejas sobre faltas cometidas por los servidores públicos y tiene la capacidad de iniciar sus propias investigaciones. El canciller es nombrado por el presidente de Finlandia y se trata de un puesto que solo termina cuando el o la canciller cumple 68 años. Se trata de una figura que funciona en algunos gobiernos del norte de Europa como Suecia, país del que Finlandia se independizó en 1917.

En el caso, la queja de la FEWU fue presentada en contra de la conciliadora laboral Vuokko Piekkala quien fue asignada para mediar en el conflicto del incremento de salarios de la industria tecnológica. La acusación es que en los casi dos meses de negociaciones su actuación ha sido muy pasiva sin haber arreglado encuentros entre los trabajadores y los patrones.

Los conciliadores laborales son funcionarios que ayudan a las partes a negociar en disputas laborales cuando no pueden llegar a acuerdos colectivos sin asistencia externa. En nuestro sistema, este papel lo cumple la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

“Las empresas en la federación Tecnología Finlandia han estado involucradas en acciones sindicales desde el 5 de diciembre. La conciliadora no ha llamado a ambas partes a encontrarse ni siquiera una vez al momento en que la queja se presentó. Otra razón para la queja es que las negociaciones ya han sido pospuestas dos semanas”, declaró a YLE Sauli Väntti, presidente de la FEWU.

“Nuestros miembros han sido agraviados. Cuando se notifica de una acción sindical (como la huelga o paro de labores), el asunto esencialmente se convierte en una responsabilidad del conciliador laboral debido a la urgencia. En este caso sentimos que el conciliador, lamentablemente, estaba mal preparado para estas conversaciones”, aseguró el líder sindical.

Es de señalarse que una vez que se presentó la queja, la conciliadora Vuokko Piekkala extendió una invitación a las partes para sentarse a conversar, lo que sin embargo no fue motivo para que la FEWU retirara la queja. Ahora esta queja será investigada por la Cancillería Jurídica para determinar si en realidad hubo esa actitud pasiva y de ser así, descartar algún tipo de falta administrativa o incluso delito cometido por la funcionaria pública.

Más información yle.fi

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net