Manos estrechándose

 

Tres ciudadanos británicos que están imputados por el robo de una joyería en Tokio podrían ser extraditados del Reino Unido a Japón pese a que entre esos dos países no existe tratado de extradición.

Actualmente, Japón solo tiene firmados tratados de extradición con los Estados Unidos y con Corea del Sur, aunque el procedimiento de entrega de personas requeridas para enfrentar procesos penales o cumplir sentencias no necesariamente necesita de un tratado de este tipo, aunque cuando falta el acuerdo la entrega de personas no es obligatoria.

Las personas que son requeridas por Japón al Reino Unidos son Daniel Lee Kelly, Joe Anthony Chappell y un joven que al momento del robo, el 20 de noviembre de 2015, tenía 19 años. La policía presentó cargos en contra de estos tres una vez que los identificó en las cámaras de seguridad de la joyería Harry Winston Inc, en el distrito comercial Shibuya de Tokio. Las cámaras los muestran golpeando al guardia de seguridad y rompiendo los mostradores para robar las joyas.

Dos días después de ocurrido el robo, estos tres sujetos salieron de Japón y actualmente se encuentran en el Reino Unido, país en donde no están sujetos a proceso por no haber cometido ningún delito ahí. La policía de Tokio los colocó en la lista de captura internacional de Interpol una vez que les concedieron ordenes de arresto en octubre de 2017.

Según fuentes, las autoridades británicas conocen el paradero de los tres hombres y han mostrado cooperación con las autoridades japonesas para entregarlos a fin de que sean procesados por los delitos que se les imputan y, de ser encontrados culpables, cumplan sus sentencias. Generalmente este tipo de cooperación la prestan hacia países en donde no existe la pena de muerte y en donde “confían” en la imparcialidad del sistema judicial.

Como parte de estas negociaciones, las policía japonesa ha enviado evidencia y otros materiales de la investigación a sus contrapartes británicos y ambas partes han preparado ya la documentación necesaria para proceder con la entrega de estos sujetos a los japoneses.

Para Japón, la extradición de estos hombres sería una victoria frente a la negativa inicial del Líbano de entregarles a Carlos Ghosn, quien fuera presidente de Nissan Motor Co., y que está sujeto a proceso en Japón por mala conducta financiera. Ghoshn, nacido en Brasil y con nacionalidad francesa y libanesa, huyó de Japón a finales de diciembre mientras estaba en libertad bajo fianza. Las autoridades japonesas han presentado a Interpol una solicitud internacional para su arresto.

Durante una reciente conferencia de prensa que ofreció en Beirut, Ghoshn criticó al sistema judicial japonés del que dijo que "viola los principios básicos de la humanidad".

Esperemos a ver si los británicos buscados son efectivamente entregados al gobierno japonés y qué sucede con la situación legal de Carlos Ghoshn, quien podría ser procesado también por Francia donde las autoridades han abierto una carpeta de investigación. Recordemos que con la alianza Nissan Renault, Goshn era director ejecutivo de la empresa francesa.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net