Juego de esposas

 

Con una votación de 92 votos, el Saeima, Parlamento unicameral de Letonia, aprobó este jueves solicitar a las autoridades danesas que no extraditen a Sudáfrica a una nacional letona acusada del secuestro de su hija.

El caso se refiere a Kristine Misane, una abogada con una firma legal en Mozambique que en 2011 conoció a un hombre sudafricano con quien tuvo una hija en 2015. Los representantes de la abogada Misane han relatado que una vez que la pareja tuvo diferencias la relación terminó, con el hombre siendo violento con su propia hija y con otro hijo de Kristine Misane.

Incluso relatan que el padre de la niña accedió a que su hija viajara a Letonia y fuera criada por la familia de la madre, pidiendo para ello que le depositaran 500,000 euros en una cuenta.

En mayo de 2018, Kristine Misane fue secuestrada y violada y los agresores amenazaron con hacer lo mismo a su hija, así que asustada decidió llevar a sus dos hijos de regreso a Letonia, pese a que el padre tenía derechos de visita a la niña concedidos por un tribunal sudafricano. Por haberse llevado a la menor sin el permiso del padre, ella fue acusada de secuestro de infante, falsificación de documentos y fraude.

En diciembre de 2018, ella reservó un vuelo de Riga a Mozambique haciendo escala en Copenhague, ciudad en la que fue detenida por existir una orden de arresto en su contra de Interpol y una solicitud de extradición de Sudáfrica. Desde entonces ha estado detenida en Dinamarca esperando que su situación legal se resuelva.

A principios de 2019 Kristine tuvo la oportunidad de regresar a Letonia pues las autoridades danesas preguntaron a las letonas si iniciarían acción legal en contra de su nacional. La oficina del procurador general respondió negativamente porque conforme con la ley letona los delitos de los que ella es acusada no ameritan más de un año de prisión, lo que es requisito para presentar una solicitud de extradición. De haber respondido que sí, la solicitud de extradición de Letonia hubiera tenido prevalencia sobre la de Sudáfrica.

Una vez que Dinamarca determinó la extradición de Kristine a Sudáfrica, en noviembre de 2019 el procurador general letón escribió a su homólogo danés pidiendo que “urgentemente considerara la solicitud de diferir la extradición a la República de Sudáfrica de la ciudadana de la República de Letonia Kristine Misane…considerando adicionalmente si… sus derechos humanos serían respetados en la República de Sudáfrica”. En esta carta se señala que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Letonia tiene serias preocupaciones de “graves violaciones a los derechos humanos en la República de Sudáfrica que pondrían en peligro significativamente a la ciudadana de la República de Letonia”.

Al mismo tiempo, el ministro de Justicia de Letonia escribió a su homólogo danés, pidiéndole que suspendieran la extradición a Sudáfrica hasta que la Corte Europea de Derechos Humanos se pronunciara sobre el caso. Ante esa instancia fue presentada una acción por los abogados de Kristine Misane.

La más reciente intervención del gobierno letón en este caso se presenta esta semana con la resolución que el Saeima tomó para pedir que no se extradite a la abogada Misane a Sudáfrica y en la que solicitan ayuda a las autoridades danesas para que se puedan proteger debidamente los intereses de la letona.

Por su parte, una vocera del Ministerio de Justicia de Letonia dijo que por ley el ministerio no puede intervenir mucho en esta parte del proceso sino hasta que Kristine sea sentenciada en Sudáfrica, momento en el que podrá pedir su transferencia para que cumpla sentencia en Letonia.

Se trata de un caso muy lamentable del que los progenitores que desean regresar a sus países con sus hijos deben tomar en cuenta para evitar la comisión de delitos y el involucramiento en largos y dolorosos procesos judiciales.

Más información baltictimes.com / lsm.lv

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net