Niño rompiendo foto de pareja

 

Una juez de Singapur, al condenar a una semana de prisión a una madre por desacato, la reprendió severamente por haber manipulado a sus dos hijos para declarar en contra de su padre al punto de mentir sobre un abuso sexual hacia ellos.

Se trata de un caso en que ambos padres procesan el divorcio y disputan la custodia de los hijos. Los padres iniciaron el procedimiento de divorcio en abril de 2016 y en octubre de ese año ella fue diagnosticada con cáncer de seno. Tras el diagnóstico, un colega de ella se mudó a la casa familiar para “curarle” los tumores, pese a que no tiene entrenamiento médico. Así, ella le pagaba 15,000 dólares singapurenses al mes por su tratamiento que incluyó una “mastectomía casera”.

El padre, que dice que este hombre es amante de la madre de sus hijos, pidió la custodia de los niños que ahora tienen 9 y 15 años, temiendo por la integridad de los niños ya que al parecer ellos presenciaron la referida mastectomía o están al tanto de los supuestos tratamientos. Esta petición le fue concedida, pero la madre apeló.

Los niños, que hasta 2017 gozaban de una relación cercana y amorosa con su padre, se negaron a vivir con él por lo que las autoridades tuvieron que ingresarlos en un hogar temporal hasta que en 2018 regresaron con la madre de forma temporal en tanto se resolvía el asunto de la apelación de su guarda. Desde entonces, sin embargo, han tenido una relación difícil con su padre, al que la niña de 15 acusó de haberla violado a ella y a su hermano, acusaciones que resultaron no ser ciertas. Incluso en sus deposiciones, la madre y los hijos acusaron al padre de ser un “pervertido mujeriego fetichista sexual mega evolucionado”.

La juez del caso, Debbie Ong, falló esta semana que los niños debían estar con la madre, pero que debían seguir manteniendo una relación sana con el padre. La decisión la tomó considerando que la madre padece un estado avanzado de cáncer y la separación genera angustia emocional en los niños, por lo que considera que es su mejor interés estar al lado de su madre en estos momentos.

La decisión la tomó no sin antes reprender a la mujer por sus actos diciendo que es responsabilidad de un progenitor el permitir que el otro progenitor tenga contacto con sus hijos. “Si bien los niños tendrán sus propias opiniones y tomarán sus propias decisiones, especialmente a medida que maduren, los padres no pueden negar toda responsabilidad por sus acciones”, declaró la juez Ong.

“Lo que fue especialmente inquietante fue la medida en la que la esposa y [su colega] involucraron a los niños en el conflicto”, dijo la juez, haciendo notar que las deposiciones presentadas por los niños, redactadas por el colega, son “muy inquietantes”, haciendo eco de frases y referencia bíblicas que la mujer usó en la documentación que presentó previamente al tribunal.

"La esposa había polarizado implacablemente [a los niños] contra el esposo hasta tal punto que cualquier reparación de su relación con su padre no era prácticamente factible", dijo la juez Ong, quien señaló que la madre había socavado el bienestar emocional y psicológico de sus hijos.

Aunque concedió que ambos niños permanezcan con la madre, la juez la sentenció a una semana de prisión por desacato a la orden judicial emitida en la que prohibía a la madre y al padre involucrar a sus hijos en el proceso de divorcio. Se trata de una sentencia que la mujer ha apelado.

“Es mi esperanza de que, con el tiempo, los niños aprecien la importancia de haber tenido a ambos progenitores en sus vidas y que su relación con el esposo sea reparada”, concluyó la juez.

Más información straitstimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net