Isabel Dos Santos

 

El lunes 30 de diciembre, una corte den Luanda, capital de Angola, ordenó el embargo de todas las cuentas de Isabel Dos Santos, la hija del expresidente del país africano que gobernó durante 38 años. La medida fue tomada como parte del proceso en el que el gobierno busca recuperar dinero que alegan es debido por la empresaria.

Al emitirla decisión, el tribunal concluyó que Isabel Dos Santos, su esposo Sindika Dokolo y Mário Leite, socio comercial, han aceptado tener deudas con el gobierno, pero han rehusado pagarlas.

Isabel Dos Santos es hija de José Eduardo Dos Santos, quien gobernó Angola de 1979 a 2017 cuando nombró sucesor a Joao Lourenco. Antes de dejar el poder, aseguró a sus dos hijos en posiciones muy importantes: Isabel quedó como presidente de Sonangol, la empresa paraestatal de petróleo, y José Filomeno como director del Fundo Soberano de Angola, una comisión creada en 2008 con un capital de 5 mil millones de dólares cuya finalidad era promover el crecimiento, la prosperidad y el desarrollo social y económico del país. José Filomeno Dos Santos está siendo procesado por lavado de dinero y actos de corrupción.

Joao Lourenco, del mismo partido político que Dos Santos, una vez asumida la presidencia, decidió ir tras la administración de su predecesor en una promesa por acabar con la corrupción en Angola, un país rico en petróleo, pero sumamente empobrecido. Así, Isabel, además de haber sido removida de Sonangol es perseguida por una deuda de 100 millones de dólares derivado del desvío de recursos de Sonagol y de otra empresa estatal, transferidos a empresas extranjeras, un esquema semejante por el que su hermano José Filomeno enfrenta su proceso.

“La señora Isabel Dos Santos también trató inútilmente de transferir grandes cantidades de euros a Rusia a través de Portugal para invertirlos en Japón”, señaló el tribunal.

Isabel Dos Santos, que según Forbes es la mujer más rica de África con un patrimonio de 2,200 millones de dólares, niega las acusaciones y señala que son políticamente motivadas.

En su cuenta de Twitter aseguró, además, que el procedimiento fue ilegal porque ni ella ni sus empresas fueron debidamente notificadas. “[El] tribunal angoleño no proporcionó a las empresas ni a las personas sujetas a la orden notificación previa de la existencia de ningún procedimiento. Por lo tanto, las compañías y los individuos no tuvieron la oportunidad de presentar evidencia para defenderse antes de la emisión de la orden". Esta situación, sin embargo, tendrá que ser presentada por sus abogados ante el tribunal.

Isabel Dos Santos, quien abandonó el país desde 2018, dice que sus empresas son legítimas y que proporcionan trabajos bien pagados a miles de angoleños. “Hemos contribuido con más de 200 millones de dólares en impuestos. Proporcionamos más de 20,000 trabajos y apoyamos a más de 30,000 pequeñas empresas”, ha declarado, asegurando que debido a la orden judicial algunas de sus empresas tendrán que cerrar por carecer de recursos para hacer frente a sus obligaciones financieras.

Más información allafrica.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen allafrica.com