Inodoro

 

La Corte de Distrito de Tokio, Japón, ordenó al gobierno a pagar una compensación a una funcionaria transgénero de un ministerio a quien se le limitaron las horas de uso del lavabo, concluyendo que tal limitación es discriminatoria.

Se trata de una persona que al nacer fue identificada como hombre, pero que fue diagnosticada por su médico con síndrome de disforia de género después de haber empezado a trabajar en el Ministerio de Economía, Comercio e Industria.

En 2010, después de haberlo consultado con su jefe, empezó a usar ropa de mujer. Junto con la vestimenta se le permitió hacer uso de la sala de descanso de mujeres, pero no de los baños en el piso en el que labora ni en los inmediatos superiores e inferiores y en su lugar se le instruyó a usar los baños para personas con discapacidad dos o tres pisos arriba o debajo de su lugar de trabajo. Esta decisión fue tomada, se explicó, porque algunas compañeras de trabajo de la demandante se mostraron renuentes a compartir el lavabo.

En 2013, la funcionaria pidió a la Autoridad Nacional de Recursos Humanos que mejorara su situación respecto del uso del baño, pero recibió una respuesta negativa. La razón radica en que esta mujer, que actualmente está en la década de sus años cincuenta, no se ha sometido a una cirugía de reasignación de género debido a temas de salud y en Japón, para legalmente reasignar el género, es requisito indispensable esta cirugía. Así, las autoridades le dijeron que si quería usar el baño de mujeres se sometiera a la operación.

En noviembre de 2015 ella presentó su demanda ante la Corte de Distrito de Tokio pidiendo una compensación de 16.5 millones de yenes (US$ 866,000) por el dolor psicológico ocasionado por la restricción del uso del baño y la falta de mejoras en las condiciones de trabajo.

La Corte de Distrito falló la semana pasada a su favor y ordenó al gobierno a compensarla con 1.32 millones de yenes (US$ 12,000), al encontrar que la restricción es discriminatoria.

“La restricción es ilegal porque constriñe los beneficios de la personas de vivir sus vidas de conformidad con sus identidades de género”, declaró el juez presidente Kenji Ebara al dictar el fallo.

Aunado a lo anterior, el juez Ebara dijo que era “inaceptable” que el encargado de recursos humanos del Ministerio hubiera dicho a la funcionaria “regresa a ser un hombre si no vas a tener la cirugía (de reasignación)”.

En este último sentido, respecto de la posición del Ministerio de que el sexo asignado es masculino y que tiene libertad de usar los baños respecto de ese sexo, el juez Ebara dijo que era una postura que demostraba “abuso de discrecionalidad”.

Conocido el fallo, esta funcionaria, cuyo nombre no es dado a conocer, dijo que “la sentencia alentará a otras personas que tienen la misma preocupación. Los patrones deben respetar los derechos humanos”.

Por su parte, los abogados del Ministerio declararon que analizarán la sentencia antes de determinar si presentan una apelación.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net