Detalle de un vestido de novia

 

Aunque Corea del Sur no reconoce legalmente las uniones de personas del mismo sexo, ha trascendido esta semana que la línea aérea Korean Air reconoció a una pareja del mismo sexo, ambas de nacionalidad coreana, como matrimonio para inscribirlas en su programa familiar de recompensas.

El matrimonio de mujeres, ambas en sus años cuarenta, explicó en su blog que el lunes de esta semana concluyeron los trámites para inscribir a su familia en el programa SkyPass Family Plan según el cual los miembros de una familia pueden acumular millas y solicitar beneficios bajo una misma cuenta.

Para registrarse en el programa, la aerolínea solicita documentos como certificados de matrimonio y de nacimiento de los hijos. Así, la pareja envió copia de su certificado de matrimonio celebrado en Canadá, país en donde las relaciones del mismo sexo son legales desde 2005, así como declaraciones conjuntas de impuestos.

Hay que aclarar que aunque las esposas son coreanas, residen en Canadá y el matrimonio está registrado en ese país. Sin embargo, el reconocimiento de la existencia de un matrimonio de coreanos del mismo sexo por la empresa coreana ha sido juzgado como muy importante por quienes abogan por su reconocimiento en Corea del Sur.

“Creo que es un movimiento en línea con los cambios de la era”, declaró a medios locales el abogado Ryu Min-hee, integrante del grupo Hope and Law. “Espero que más y más compañías coreanas puedan aplicar políticas iguales a las parejas del mismo sexo y a las minorías sexuales”.

Por su parte, Korean Air declaró que no discrimina a las personas por su orientación sexual y que el reconocimiento de los matrimonios de personas del mismo sexo se hace de conformidad con las leyes de cada país.

Aunque no se vislumbra un cambio legislativo en el corto plazo, en Corea del Sur se han visto pequeños cambios hacia el reconocimiento de los matrimonios de personas del mismo sexo. Un acercamiento a esto fue hecho por el presidente Moon Jae-in que el pasado mes de octubre invitó a una recepción al embajador de Nueva Zelanda Philip Turner y a su esposo Hiroshi Ikeda, a quien se le extendió visa de cónyuge, pese a que este tipo de visas no se suelen expedir por no reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Un caso como el del embajador neozelandés se presentó ante la Comisión Nacional de Derechos por una pareja del mismo sexo para que su matrimonio, celebrado en 2015 en el Reino Unido, se reconociera en Corea del Sur y se otorgara al esposo extranjero visa conyugal de residente. En este caso, uno de los cónyuges es británico y el otro coreano. Esta petición fue rechazada por falta de jurisdicción del organismo de Derechos Humanos, dejando el asunto al poder legislativo.

Sobre la invitación al embajador neozelandés, el presidente Moon declaró ante líderes religiosos que por “los derechos humanos de las minorías sexuales, ellos no debe ser socialmente perseguidos ni discriminados”.

Más información koreanherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net