Úrsula Haverbeck

 

Un tribunal de Alemania negó este miércoles la liberación anticipada de Úrsula Heverbeck, conocida como la abuela nazi, en prisión por haber negado el Holocausto. Se trata de una mujer de 91 años.

La llamada abuela nazi tiene una larga lista de encuentros con la justicia por el delito de incitación al odio definido en Alemania como las acciones que motiven la violencia hacia un grupo de personas por su religión, raza o etnia y que castiga con hasta cinco años de prisión a quien públicamente “apruebe, niegue o minimice” las acciones del régimen nazi que violaron las leyes internacionales, lo que incluye la negación del Holocausto, un evento que para esta mujer es “la mayor y más sustentable mentira en la historia”.

En 2004 Úrsula Haverbeck ayudó a la fundación de una asociación cuyo fin era ayudar a las personas imputadas por negar el Holocausto y antes de eso fue presidente del Collegium Humanum, una organización que empezó con fines ecologistas pero que al convertirse en una organización extremista de derecha fue prohibida por el gobierno.

Por sus incendiarias declaraciones vertidas en un programa de televisión, en diciembre de 2015 una corte de Hamburgo la sentenció a diez meses de prisión y en diciembre de 2016 un tribunal de primera instancia de Detmold, Renania del Norte-Westfalia, la sentenció a ocho meses de prisión, esa vez por una carta dirigida al alcalde de Detmold en que dijo que era “claramente reconocible” que Auschwitz no había sido nada más que un campo de trabajo, alegando que los testigos en el juicio en contra de Reinhold Hanning, un hombre de 94 años que sirvió como guardia en el campo de concentración de Auschwitz, fueron aleccionados para probar la existencia del campo de concentración.

Por ocho cargos de incitación al odio y al racismo, en octubre de 2017 volvió a ser condenada a dos años de prisión, una sentencia que debía haber empezado a cumplir el 23 de abril de 2018, pero cuyo inicio se retrasó cuando Úrsula Haverbeck no se presentó a la institución penitenciaria donde debía cumplir su sentencia. La sentencia empezó a cumplirse en mayo de 2018 y está previsto que se concluya en noviembre de 2020.

Ante los tribunales Úrsula Haverbeck argumentó que el delito de incitación al odio por negar el Holocausto violaba la libertad de expresión, sin embargo, en agosto de 2018 la Corte Constitucional de Alemania concluyó que el delito de negar el Holocausto es constitucional al ser compatible con la libertad de expresión, con lo que cerró la posibilidad de que esta mujer saliera de la prisión.

Al haber cumplido dos tercios de su sentencia, y como es usual en el sistema penitenciario alemán, se solicitó la liberación anticipada de esta mujer de 91 años. Sin embargo en este caso, quizá por sus antecedentes penales y por el incremento de los sentimientos antisemitas que se vive en Europa, el tribunal en Bielefeld negó la salida anticipada lo que significa que Nazi-oma tendrá que seguir en prisión hasta el próximo mes de noviembre. Las razones de la negativa, sin embargo, son especulaciones puesto que el tribunal no concedió mayores explicaciones.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net