Embarazada

 

La semana pasada una juez de un tribual penal de Columbia Británica, Canadá, absolvió a un hombre de casi 40 años acusado de tentativa de homicidio de su exnovia que estaba embarazada con el hijo de ambos.

Se trata de un caso en el que las pasiones desbordadas llevaron a la muerte trágica del hijo de ambos en el vientre de su madre con 6 meses y medio de embarazo. El procesado recibe el nombre de Carleton Stevens y la víctima es identificada como JY ya que hay una prohibición para publicar su nombre.

La pareja había terminado su relación amorosa semanas antes de los hechos ocurridos en mayo de 2018. Un amigo común de nombre Taj Lovett dio alojamiento a JY y esto llevó a suponer a Stevens que existía una relación amorosa entre ambos. A partir de entonces empezó una serie de intercambio de mensajes cargados de enojo entre la pareja, con ella exigiéndole que le regresara alguna documentación personal que él tenía en su poder y con él profiriendo algunas amenazas.

Finalmente, la mañana del 18 de mayo de 2018 Stevens se presentó en el departamento de Lovett, se involucró en una discusión con él, sacó la pistola y disparó, hiriendo el brazo de su contrincante. La bala, sin embargo, siguió de largo y llegó hasta JY quien quedó gravemente herida. Ella fue trasladada al hospital en donde, pese a los esfuerzos realizados por el personal médico, el hijo que llevaba en el vientre falleció.

Pese a que en su actuación Carleton Stevens cometió varios delitos, fue imputado solamente por la tentativa de homicidio de JY. No se presentó denuncia por las lesiones provocadas a JY y las lesiones provocadas a Lovett no fueron denunciadas. Incluso Lovett no compareció en el juicio para prestar su testimonio. La portación del arma es otro delito que Stevens cometió debido a que tenía prohibido portar armas, pero esta imputación fue presentada aparte y se trata de un proceso separado que aún no se resuelve.

La juez que revisó el proceso, Jennifer Duncan, concluyó en la no culpabilidad de Carleton Stevens bajo el siguiente razonamiento: “En un caso como este, en el que una mujer embarazada es herida de bala y pierde a su hijo no nacido, los sentimientos de repulsión o simpatía no deben desbordar el análisis legal necesario”, dijo la juez.

“Mientras que existe evidencia de que el acusado estaba enojado con JY e hizo amenazas en contra de ella en las semanas previas al tiroteo, no puedo quedar satisfecha más allá de una duda razonable de que tenía intención de dispararle a ella. Mi duda surge del hecho de que se encontró un casquillo de bala, lo que indica que se hizo un disparo”. Así, para la juez entender la sucesión de los hechos fue esencial para rendir su sentencia, estableciéndose el altercado entre ambos hombres antes del disparo.

Habiendo logrado la liberación de su cliente, terminado el proceso la abogada Chandra Corriveau hizo notar que las circunstancias de los hechos fueron “increíblemente trágicas” para todos los involucrados, pero que en ellos no medió una tentativa de homicidio.

"Esa descarga [de la pistola] dio como resultado que la demandante perdiera a su bebé, que también era notablemente el bebé del acusado y, como resultado de esas circunstancias y de un hecho, [la juez] no puede concluir que tenía la intención necesaria para el intento de asesinato".

Aquí un ejemplo de las razones que llevan a los fiscales a presentar imputaciones por todos los delitos que se pudieron haber cometido, para evitar que los actos terminen sin ninguna sanción.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net