Grifos de agua

La Corte de Apelaciones del estado de Michigan emitió un importante fallo en el que señala que Nestlé no proporciona un servicio público esencial con la venta de agua embotellada.

El caso fue presentado ante los tribunales por Nestlé en contra de la negativa del municipio de Osceola, Michigan, de permitir la construcción de una estación de bombeo por ser violatoria de sus reglamentos de zonificación. Nestlé pretende construir la estación de bombeo en un parque infantil.

La necesidad de una nueva estación de bombeo deriva de la autorización que la secretaria de medio ambiente de Michigan otorgó a la empresa suiza para aumentar la extracción de agua de un pozo cercano de 250 galones por minuto a 400. Esta autorización fue otorgada sobre el fundamento de que Nestlé, al vender el agua embotellada, presta un servicio público esencial y no está dañando la capa freática. Por supuesto, varias organizaciones ambientales y etnias indígenas están recurriendo ante un tribunal administrativo.

Respecto de la demanda de Nestlé en contra del municipio de Osceola, en primera instancia un juez falló a favor de la empresa suiza diciendo que el agua es esencial para la vida y que el agua embotellada es un servicio público esencial lo que era prevalente sobre los reglamentos de zonificación de Osceola.

Los tres jueces de apelaciones revirtieron esa decisión estableciendo que si bien coinciden en que el agua es “esencial para la vida”, se debe analizar la forma en que el agua es vendida y que el agua embotellada en una zona en donde hay disponibilidad de agua de la llave o del grifo no la hace esencial.

“La conclusión de la corte de circuito es que la operación comercial de embotellamiento de agua como un ‘servicio público esencial’ es claramente equivocado”, señalaron los jueces. “Si no es en áreas donde no hay otra fuente de agua, el agua embotellada no es esencial”.

Al rendir su veredicto también se consideró si una estación de bombeo de agua para extracción es considerada infraestructura esencial en la prestación de un servicio público como el drenaje o subestaciones eléctricas, concluyendo que no lo es.

Tampoco aceptaron el argumento de Nestlé de que representaban un "suministro público de agua", porque la ley estatal "sin ambigüedades" implica que los suministros públicos de agua se "transportan a un sitio a través de tuberías", mientras que el agua no esencial se proporciona en botellas.

Se trata de una decisión que probablemente será apelada por Nestlé ante la Suprema Corte del estado, pero que de momento representa una victoria puesto que al calificar que el agua embotellada no es un “servicio público esencial”, se podría lograr la reversión de la autorización para duplicar la extracción de agua.

Esto porque además, en su decisión los jueces hicieron comentarios sobre la capa freática que podrían presentarse como evidencia ante el tribunal administrativo. Así, señalaron: “[Nestlé al] extraer agua y enviarla a otros lugares donde no puede volver a la capa freática y, críticamente, hacerlo más rápido de lo que el acuífero puede reponer, es un agotamiento 'irrecuperable' a menos que el bombeo se reduzca o se detenga"

Nestlé también podría, por supuesto, elegir otro lugar para construir la estación de bombeo, en un municipio en donde no se le presente oposición.

Además de las implicaciones locales del proceso para el municipio de Osceola, este proceso es importante porque como señala el abogado Jim Olson, especialista en ley del medio ambiente en Michigan, y quien no formó parte de este proceso, “lo que esto deja al descubierto es la medida en que los comercializadores privados de agua como Nestlé y otros como ellos van [en] sus intentos de privatizar el agua pública soberana, los servicios públicos de agua y la tierra y las comunidades que impactan”.

El agua es un tema sobre el que hay que estar muy atentos.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Pin It