Acrópolis, Atenas, Grecia

 

Este lunes, un tribunal en Atenas, Grecia, emitió sentencias de prisión para los acusados principales de un caso que lleva litigándose 14 años en contra de la empresa de comunicaciones Siemens en Grecia por corrupción.

El asunto se refiere a casos de corrupción y sobornos sobre acuerdos entre Siemens AG y funcionarios del gobierno griego durante los Juegos Olímpicos de verano de 2004 en Atenas, con respecto a los sistemas de seguridad y las compras de OTE, Hellenic Telecommunications Organisation S.A., la empresa de tecnología más grande de Grecia. Se alega que los sobornos alcanzaron 70 millones de euros y que fueron el medio para ganar contratos con el gobierno.

Tras años de investigación, un fiscal griego pudo presentar cargos en 2008 en contra de varias personas, entre ellos quien era el director operativo de Siemens en Grecia, Michalis Christoforakos, varios de sus colaboradores y otros empleados alemanes. Michalis Christoforakos, sin embargo, salió del país en 2009 para evitar la orden de aprehensión y se refugió en Alemania, país que reiteradamente ha negado su extradición.

No fue sino hasta 2017 cuando el proceso en contra de 54 personas, tanto griegas como alemanas, dio comienzo en el tribunal ateniense por lavado de dinero y sobornos. En procesos separados los entonces funcionarios de gobierno fueron procesados y sentenciados.

Esta semana el tribunal dictó sentencias de prisión a varios de los acusados principales por el delito de lavado de dinero exclusivamente debido a que en julio la fiscal del caso, Eleni Skeparnia, pidió que a 22 de los 54 acusados se les retirara el cargo de soborno porque conforme con reformas al Código Penal, el soborno activo es un delito de menor gravedad.

Entre las sentencias dictadas se ordenan 15 años de prisión para Michalis Christoforakos, el exdirector comercial Christos Karavelas y Prodromos Mavridis, quien fuera gerente de telecomunicaciones de Siemens. Asimismo, el alemán Eduard Pierer, recibió una sentencia de 15 años, mientras que Thomas Ganswindt y Michael Kutschenreuter de Siemens en Alemania recibieron sentencias de 13 años.

Otros seis ex ejecutivos de la empresa OTE recibieron sentencias de entre 12 y 15 años de prisión, mientras que dos empresarios fueron condenados a seis años y tres banqueros recibieron sentencias de entre 12 y 13 años.

No ha quedado clara si estas sentencias serán suspendidas, como sucedió en el caso de la sentencia dictada a Tasos Mantelis, quien fue ministro de telecomunicaciones, que en 2017 fue encontrado culpable de haber recibido sobornos y sentenciado a 8 años de prisión suspendida.

El caso es interesante porque después de tanto años de haberse presentado las acusaciones se han dictado las sentencias las que, al parecer, no son definitivas.

Más información ekathimerini.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net