Epa Colombia destruyendo la estación

 

La influencer (influente, influidora o influenciadora) colombiana Daneidy Barrera, más conocida como Epa Colombia, fue imputada por los delitos de “perturbación en servicio transporte público colectivo u oficial, instigación a delinquir con fines terrorismo y daño bien ajeno” al dañar estaciones del servicio de ómnibus Transmilenio en Bogotá, Colombia.

Durante el paro nacional del 21 de noviembre en Colombia, la joven visitó dos estaciones del ómnibus Transmilenio y pintó las paredes con aerosol y con un martillo rompió los cristales, los torniquetes de acceso y un equipo para cargar las tarjetas del servicio, semejante a los que se usan en el metrobus. Como buena influencer de las redes sociales, se grabó y lo publicó en su cuenta de Instagram. En el video dice que es “una de las formas en las que el pueblo se puede manifestar sin pasar desapercibido”. La joven considera que dañar los bienes del estado no tiene ningún efecto sobre la sociedad.

El siguiente día, la fiscalía del estado inició una investigación y después de varios fracasos para obtener una orden de captura contra Epa Colombia, finalmente lo logró, y la joven tuvo que comparecer ante el ante el juzgado 19 de control de garantías.

La joven niega todos los cargos y se ha comprometido a reparar los daños. Al momento de rechazar los cargos, Epa Colombia tomó el micrófono y le gritó al juez que ella era una persona con derechos. Esto motivó que su defensa y el juez de control de garantías le solicitaran que mantuviera la compostura en la audiencia.

Cuando intervino la abogada de Epa Colombia argumentó que “ella es una persona de baja condición económica, que únicamente tiene la condición de bachiller”. Y agregó: “No es un peligro para la sociedad, en los videos se ve que utiliza un martillo, no tenía ni un arma blanca ni una pistola. No puede decirse que sea un peligro para la sociedad”. La defensora solicitó al juez que no impusiera medida de aseguramiento y propuso que la joven podría renunciar a las redes sociales con lo cual no tendría posibilidad de volver a emitir mensajes nocivos como el que la tiene en líos.

La Fiscalía y el Ministerio Público, por su parte, solicitaron la aplicación de la prisión preventiva. Luego de más de 12 horas de audiencia, el juez consideró que no era necesario enviar preventivamente a la cárcel a Epa Colombia. Sin embargo, a la conocida influencer le fueron impuestas varias restricciones, entre ellas la prohibición de usar redes sociales y de aparecer en medios de comunicación, junto con la obligación de presentarse cada 30 días ante el juez de conocimiento para acreditar un buen comportamiento.

Los daños causados por la joven tienen un costo aproximado de 6.7 millones de pesos mexicanos.

Otro ejemplo de cómo las conductas que aparecen en el mundo virtual tienen consecuencias en el mundo real.

Más información canalrcn.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net