Seúl, Corea del Sur

 

El viernes de la semana pasada la Corte Suprema de Corea del Sur concluyó que no se puede usar como evidencia en un proceso judicial las declaraciones policiales de una persona si esa persona no acepta su contenido o acepta que sean usados como evidencia.

El caso respecto del cual se pronunció el máximo tribunal coreano, se refiere a una persona que en 2016 fue sentenciada a seis meses de prisión en el Corte de Distrito de Daegu por haber entregado dinero a dos personas a cambio de que votaran por ella. La situación se presentó en el marco de una cooperativa comunitaria de crédito de la cual salió un millón de wons (US$ 846) para entregar a los sobornados para que votaran por el imputado para ser presidente de la cooperativa.

La Corte de Distrito de Daegu concluyó en la culpabilidad del indiciado con fundamento en evidencia obtenida por la policía de declaraciones de esta persona y de un testigo. Esa evidencia, aunque fue presentada por la fiscalía, no es admisible.

La ley de procedimiento penal de Corea del Sur establece que la información por escrito de la policía o de otro órganos de investigación después de un interrogatorio, solo se puede presentar como evidencia si el acusado, por él mismo o mediante su abogado, admite y acepta el contenido de las declaraciones.

Si una persona diferente del acusado menciona las declaraciones de alguien más durante un proceso judicial, solo se admiten como evidencia si la persona que hizo la declaración original no puede testificar por enfermedad o muerte, o porque se desconozca su paradero o si las circunstancias llevan a sostener que se trata de un testimonio creíble.

En el caso que se analizó por la Suprema Corte, el acusado negó el contenido de las declaraciones hechas ante la policía que la fiscalía presentó como evidencia.

Por otro lado, el testimonio de un testigo que se identificó como Kwon, que dijo haber oído de uno de los presuntos sobornados que había recibido dinero para votar por el acusado, no es admisible tampoco porque el presunto sobornado constantemente ha negado que recibió dinero.

Así, el caso regresa a la primera instancia para que se reponga el proceso sin esta evidencia.

En México sucede igual, si la persona que es acusada presta testimonio sin la presencia de un abogado y sin que le hayan leído sus derechos, si la persona no ratifica sus declaraciones, esa evidencia es inadmisible por contrariar el debido proceso. Por eso el ministerio público debe ser muy cuidoso al momento de tomar declaración de los presuntos delincuentes. Este fue el caso de que en Chihuahua saliera libre el homicida que confesó el homicidio de una joven de nombre Rubí Marisol, porque esa declaración fue obtenida ilegalmente. La madre de Rubi, Marisela Escobedo, fue asesinada en 2010 cuando protestaba pidiendo justicia para su hija.

En otras noticias judiciales ocurridas en Corea, el viernes fueron sentenciados a prisión dos cantantes K-pop por delitos sexuales. Se trata de Jung Joon-young y Choi Jong-hoon encontrados culpables en la Corte de Distrito de Seúl de violación en grupo de una mujer que estaba alcoholizada. El par fue sentenciado a seis años de prisión el primero, quien también fue sancionado por haber filmado ilegalmente el suceso y haber compartido ese video, y a cinco años de prisión el segundo.

Además, fueron sentenciados a tomar 80 horas de educación sexual, un curso diseñado especialmente para delincuentes sexuales y se les prohibió tener trabajos que involucren a niños, jóvenes o personas con discapacidad.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net