Alfred Chestnut, Ransom Watkins y Andrew Stewart

 

Tres hombres que fueron condenados a cadena perpetua por homicidio, fueron liberados esta semana en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, después de 36 años, al ser presentada nueva evidencia que probó que eran inocentes y que el homicidio lo había cometido otra persona.

En 1983 Alfred Chestnut, Ransom Watkins y Andrew Stewart fueron condenados por asesinar a DeWitt Duckett en su escuela de Baltimore, para quitarle una chaqueta de Georgetown. Fueron condenados porque los fiscales consideraron esencial el hecho de que habían faltado a clases en la escuela a la que asistían para deambular por los pasillos de Harlem Park Junior High School, la escuela donde tuvo lugar el asesinato.

Esto a pesar de que otros estudiantes nombraron a Michael Willis, entonces de 18 años, como la persona que disparó en contra de Duckett. Incluso el propio Willis se atribuyó la muerte y fue  visto la noche que ocurrió el incidente vistiendo la chaqueta de Georgetown de Duckett. Sin embargo, los otros tres fueron arrestados por la policía y los fiscales centraron el caso en ellos.

En el juicio se estableció que los jóvenes habían ido a la escuela, de la que eran ex alumnos, para hablar con sus hermanos y viejos maestros, pero un guardia de seguridad los echó a las 12.45 p.m., 30 minutos antes de que le dispararan a Duckett.

También se presentó como prueba una chaqueta de Georgetown encontrada en la casa de Chestnut. Su madre tenía la nota de compra de la chaqueta y se lo mostró a los detectives. Pero los detectives estaban empeñados en poner a los tres adolescentes en prisión y usaron testimonios obtenidos bajo coerción para condenarlos. Uno de los detectives relacionados con el caso, Donald Kincaid, supuestamente le dijo a Chestnut en un interrogatorio "Tienes dos cosas en tu contra: eres negro y yo tengo una placa". Los jóvenes fueron sentenciados a cadena perpetua. Stewart tenía 17 años y Watkins y Chestnut tenían 16. Duckett tenía 14.

El caso fue re-investigado por la Unidad de Integridad de Convicciones dentro de la oficina del Fiscal del Estado en Baltimore después de que Chestnut, de 52 años, escribió una carta en mayo pidiendo ayuda, apoyado por el Proyecto de Inocencia del Atlántico Medio y la Clínica del Proyecto de Inocencia de la Universidad de Baltimore. Presentaron nuevas pruebas y testimonios de testigos que demostraron que fue un hombre diferente quien le disparó a Duckett. Los fiscales investigaron y comprendieron que tenía razón.

El caso fue llevado ante un juez. La fiscal, expuso por qué consideraba que ellos no cometieron el crimen y les deseó feliz día de Acción de Gracias. Después de declarar su inocencia y liberarlos el juez dijo: “En nombre de nuestro sistema de justicia penal, y estoy seguro de que esto significa muy poco para ustedes, les ofrezco una disculpa”.

La revisión de casos por parte de los fiscales, cuando hay pruebas que sugieren que puede haber habido errores en la condena, es un fenómeno cada vez más frecuente de Estados Unidos. Docenas de personas son liberadas cada año gracias a revisiones de casos que revelan errores o malas prácticas de la policía o los fiscales. En diversos estados, se han creado unidades especiales en las fiscalías encargadas de indagar en las pruebas de casos antiguos.

Stewart, Watkins y Chestnut aún no han decidido si demandarán al Estado. Este caso es muy parecido al que se presenta en la miniserie de Netflix “When they see us”.

Imagen de dailymail.co.uk

Más información dailymail.co.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net